El líder de uno de los grupos rebeldes más poderosos en Siria fue abatido con un ataque aéreo. Se trata del jefe de Jaysh al – Islam, Zahran Alloush.

La información se basa en comunicados tanto del grupo rebelde como del Observatorio Sirio de DD.HH., con base en la cual se presume la muerte del líder en la región Ghouta, al igual que otros cinco representantes de alto rango.

Esto podría ser un gran logro para el régimen de Al Assad, debido a que esta oposición es apoyada tanto por Turquía como Arabia Saudita. De esta manera, el grupo es considerado como uno de los islamistas «moderados» apoyados por países extranjeros.

No es claro si el ataque fue sirio o ruso, pero debido a que el actuar de ambos países se basa en el consenso y la coordinación, es claro que este logro es esencial para ambos países que desean que Al assad se mantenga en el poder.

Sin embargo, se acuerdo con los rebeldes fue un ataque ruso el que causó la muerte de su líder, quien sería reemplazado por Abu Hammam al Buwaidani.

Labib al Nahhas, de alto rango de la organización rebelde Ahrar al-Sham, afirmó que «el acto de martirio de Alloush será un punto de cambio en la historia de la revolución y que los grupos rebeldes deben caer en cuenta que están enfrentando una guerra de exterminación por el régimen de Putin».