Hoy inicia el tour del Papa Francisco en África, que incluye su visita a Kenia, Uganda y República Centroafricana.

El factor identidad es un determinante de este viaje, ya sea en términos religiosos o étnicos, pero no es el único tema que es de interés en la zona. A este se añaden métodos anticonceptivos, pobreza, medio ambiente y los derechos de la población LGBT. Si bien no es factible que el Papa manifieste una posición absolutamente contraria a las previas posiciones de la Iglesia católica sobre estos temas, es posible que toque los más controversiales de manera sutil, abriendo las puertas para un debate. 

Papa Francisco con el Presidente de Kenya, Uhuru Keniata

Papa Francisco con el Presidente de Kenya, Uhuru Keniata

Los temas

El tema más factible que desarrollará el Papa es el fomento de la paz entre cristianos y musulmanes en la región. La posición del Papa ha sido muy objetiva, al haber instado a la población cristiana a no confundir el Islam con la violencia. Un llamado a la paz y la convivencia, aunado a la tolerancia, será un discurso muy probable.

El segundo tema es mucho más controversial, y es la tradicional negativa de la Iglesia de aprobar el uso de anticonceptivos en la región. Y es que el tema es que la sobrepoblación característica del continente ha sido identificada como uno de los factores que continúa aportando al ciclo de pobreza, e incluso al ciclo de enfermedades de transmisión sexual. El Papa había manifestado previamente que no veía como necesario que las familias se «reprodujeran como conejos», pero esta posición generó bastante controversia en la Iglesia, por lo que no es factible desarrolle este tema a fondo ni manifieste su posición.

El tercer tema es el tema de la pobreza, el cual es muy probable toque en sus intervenciones. Su ideología y su historia, al tiempo que su elección de austeridad es una muestra clara de su consolidación como «campeón de los pobres». En unos países con grandes desigualdades y con altos niveles de corrupción su discurso será probablemente aclamado.

El cuarto tema de medio ambiente probablemente también es fijo. Lo anterior debido a la encíclica que desarrolló «Laudato Si», en la cual hizo un llamado de atención a los impactos de las grandes empresas tanto para la población como para el medio ambiente. El cuidado del medio ambiente y la responsabilidad de las multinacionales ha sido uno de sus pilares discursivos.

El quinto tema es los derechos de la población LGBT, la cual en países como Uganda ha sufrido acosos y discriminación excesiva, siendo categorizada como ilegal y meritoria de cárcel. Si bien el Papa había mostrado una posición neutral y de no juzgar, es muy improbable que se cumplan los deseos de los ugandeses de hacer un llamado de aceptación, porque implicaría contradecir rotundamente la posición de la Iglesia y generar enemistades con el Gobierno del país.

Los riesgos 

Los países que va a visitar el Papa han sido azotados tanto por conflictos internos como por ataques terroristas.

En Uganda, el Ejército de Resistencia del Señor (la guerrilla LRA, por sus siglas en inglés) ha combatido al Gobierno por décadas con base en una ideología extremista cristiana. El objetivo de su líder, Joseph Kony, es precisamente establecer un régimen teocrático cristiano. Así mismo, el país ha sido víctima de los ataques del grupo yihadista somalí Al Shabaab, quien por ejemplo, explotó bombas en bares deportivos de Kampala durante el Mundial de Fútbol.

Uganda-organizacion-Shabab-Qaeda-AFP_CLAIMA20100712_0132_23

Víctimas de ataque de Al Shabaab en Uganda

A pesar de riesgo, esta es una clara oportunidad para el Papa de fortalecer su discurso de paz, convivencia y tolerancia, particularmente en una zona donde el grupo extremista es cristiano, y donde se ven ataques de yihadistas.

Por su parte, Kenia es un país que envió tropas a Somalia, y que por tanto, se ha convertido también en un blanco de Al Shabab, quien en 2013 realizó una masacre de al menos 67 personas en el centro comercial Westgate, ubicado en la capital del país, Nairobi. En abril el grupo atacó nuevamente en la Universidad de Garissa, dejando 147 muertos, de los cuales la mayoría eran cristianos.

No obstante, República Centroafricana es el país de mayor riesgo. En este se enfrentan un rebeldes musulmanes Seleka con milicias cristianas, cobrando un sinnúmero de fatalidades. Sin embargo, este país también es un bastión para su discurso de paz, por lo cual el Papa, a pesar de múltiples advertencias, ha mantenido irá a la capital Bangui por 26 horas.

Una fuente del Ministerio de Defensa francés presente en República Centroafricana notificó había informado al Vaticano de los riesgos. «Hemos informado a las autoridades del Vaticano que la visita del Papa Francisco trae consigo riesgos tanto para él como para los fieles que lo quieren ver,» sostuvo. Agregó que Francia solo puede colaborar con la seguridad en el aeropuerto y evacuación médica en caso de crisis.

Conflicto en República Centroafricana

Conflicto en República Centroafricana

La simbología

Con base en los temas mencionados, el Papa inicia su recorrido en el barrio Kangemi, uno de los más pobres en el mundo, alojándose en la parroquia jesuita St. Joseph Trabajador. Se reporta que el Papa indicó que no le debían tener nada preparado.

Este barrio congrega a 100,000 personas que viven en pésimas condiciones, con crimen, abuso de drogas y violencia. El líder católico Mugu afirmó que «estamos tratando de dar esperanza a los pobres, y desde su nombramiento el Papa ha demostrado que estas ideas también las valora. Por lo tanto, en cierto sentido, yo diría esta viniendo a casa».

En Uganda, visitará el Santuario de Mártires en Kampala, lugar simbólico en el que asesinaron a 22 católicos que se rehusaron a renunciar a su fe, al igual que a 10 cristianos en 1886.

Todo esto ha llevado a reacciones positivas tanto de miembros de la Iglesia católica como líderes musulmanes. Cyriaque Gbate Doumalo, Secretario General de la Conferencia de Obispos en República Centroafricana, dijo que «estamos llenos de esperanza que la presencia del Santo Padre traiga grandes beneficios al permitir a nuestra gente lograr la reconciliación».

Así mismo, Omar Kobine Layama, Presidente del Consejo Islámico de República Centroafricana afirmó que «esto será un evento clave para todos los centroafricanos, independientemente de sus afiliaciones religiosas. Estamos esperando que el Santo Padre traiga un mensaje claro de unidad de creyentes, diálogo inter-religioso, DDHH y paz, lo cual nos puede en realidad liberar y ayudar a reconstruir vínculos sociales que los grupos armados han destruido».

Así mismo, es una oportunidad de demostrar la importancia de África para la Iglesia Católica. De esta manera, parece que para el Papa con alto riesgo pueden venir grandes ganancias. Al ser preguntado por los riesgos respondió que «¿Por qué? Hay gente buena y mala. Para ser sincero, lo único que me preocupa son los mosquitos.»