“A VECES LLEGAN CARTAS”. Aunque con tardanza, a veces, en las Altas Cortes se producen Fallos. Hay expectativas cantadas sobre el regreso como Senador de JORGE EDUARDO GECHEN TURBAY,  calificado Jefe Político del Partido de la “U”, disciplinado, discreto,  perseverante. Durante su acción política ha honrado sus compromisos y acuerdos políticos.  Nuestro reconocimiento a la meritoria trayectoria de un actor de la convivencia y la conciliación para la Paz e institucionalización de los Acuerdos de La Habana.

Se deduce que las decisiones previstas facilitarán el regreso de un parlamentario de exquisito corte republicano. Ostentará la credencial el Senador GECHEN TURBAY. Se premiará la lealtad política y la perseverancia de un reconocido promotor de la democracia participativa, de políticas incluyentes.

Al Partido de Gobierno y demás  bancadas,  les falta culminar un Acto político justo, ojalá, unánime:  La elección de JORGE EDUARDO GECHEN TURBAY  como Presidente del Senado.

VICTIMA DE LAS  FARC EP.  La Cámara Alta listará un probado e infatigable servidor de la civilidad, articulador de la integralidad del proceso de los Acuerdos de La Habana.  

JORGE EDUARDO fue sometido  a prolongado Secuestro, en las entrañas aisladas de las espesuras Orientales, en grupo mixto, encorralado y acorralado, enjaulado, atrapado bajo el ensordecedor silencio de la manigua. Colombianos, reducidos a un inhóspito cambuche, en condiciones paupérrimas como las sufren los habitantes del Bronx, en oprobiosos y desestabilizadores  Campos de Concentración; inermes, asegurados con alambradas de púas, impotentes, vigilados por cancerberos déspotas, rudos y abusivos. Todos los prisioneros ultrajados, vejados y maltratados.

Otra Víctima TURBAY de los que llegaron a Colombia procedentes del hermoso Líbano Mediterráneo y se establecieron en diferentes territorios de la geografía nacional; de los TURBAY que, pacíficamente, se consagraron como hábiles conductores de la opinión política, de ocupaciones comerciales y ejercicios productivos. La Historia registrará la impía eliminación de la Familia Turbay, la carga de agravios que pocas Familias colombianas han padecido.

GECHEN TURBAY es oriundo de Baraya, enclave liberal del norte del Huila, cuna de personajes de la vida pública y social que encarna Guillermo Plazas Alcid.  Es una aldea prototipo nacional, una población empobrecida, de labranzas, potreros, cañadas y tierras en donde camina  el desierto, con climas múltiples en abandono;  ha pocas décadas con calles y veredas  de colonos bulliciosos, hoy cancinos y silenciosos; con notorios rasgos de tristeza colectiva, mayorías campesinas vapuleadas y aisladas del desarrollo social; población sufrida, marcada por los estragos de la violencia armada, del Conflicto que ha golpeado  con mayor ferocidad a los campesinos.

VOCACION  REFINADA.  Un estudio analítico de la trayectoria hogareña, política y laboral del Senador GECHEN TURBAY permitirá conocer su  refinada vocación por el servicio público, siempre a la vanguardia de la militancia partidista, empeñado en coaliciones, con cuidadosas relaciones humanas, de delicados cumplidos, de encantadoras expresiones de cordialidad.

Los padres y el entorno familiar del precoz Jefe político, domiciliados en  el Huila, Caquetá, Bogotá, contribuyeron a forjar el comportamiento del joven estudiante desde los bancos de la primaria y el bachillerato hasta la Universidad donde terminó sus Estudios de Economía. Su existencia fue rodeada de afectos y ternura, de unidad y superación. Sin excesos, ningún lujo le sobró, nada esencial le faltó.

Desde las polvorientas callejuelas de Baraya y en las concurridas veladas citadinas, bogotanas, el promisorio adolescente avizora el convulsionado ambiente nacional, observa las contestatarias jornadas estudiantiles europeas, percibe las organizaciones insurgentes, adobadas con el Paredón. Se viven las   convulsionadas décadas del sesenta y setenta, influenciadas por los levantamientos nacionalistas de las guerrillas asiáticas, caribeñas y centroamericanas y, en Colombia, por las improntas de las secuelas del bandolerismo partidista.

JORGE EDUARDO nace y se forma, providencialmente, en el seno de los TURBAY, ascendientes mesorientales, huérfanos de Patria, que no conocieron, o no disfrutaron de los sabores patrios.  Se educa en la mejor de las Escuelas, su Familia con activos y severos pedagogos, de costumbres, pensamiento y hábitos pacifistas, de innata solidaridad social.

Sus Padres  Moisés y Silvia  ciudadanos intachables. Su dignísima madre SILVIA TURBAY DE GECHEN, legítima heredera de la sangre fenicia, tomó la determinación de honrar el servicio público y aceptó trabajar  como ALCALDESA de Baraya. Por su destacada y honesta gestión fue ratificada  por Mandatarios departamentales. SILVIA terminó su ejemplar existencia en Espinal, Tolima.

GECHEN TURBAY, ha vivido sin asomos plutocráticos,  no ha padecido de enfermizos complejos, ni de brotes de mezquindad. Desde niño  y adolescente, saboreó las comodidades de sus padres laboriosos.  Tuvo acceso y participación en los salones y medios exclusivos de la alta dirigencia nacional, de la política partidista,  encabezados por parientes y amigos y, en especial, por Nidia Quintero y su tío  de sangre el calificado Senador, Ministro, Embajador, Jefe Liberal y Presidente de la República Julio César Turbay Ayala. El entorno familiar más íntimo fue un concurrido escenario donde forjó sus aspiraciones.

La Familia TURBAY atropellada, asesinada, secuestrada  por el fanatismo y la insensatez guerrillera y la criminalidad de los narcotraficantes, votará el SI del Plebiscito. No obstante, haber caído en el holocausto colombiano: Diana Turbay Quintero, los Parlamentarios del Caquetá   Rodrigo y Diego Turbay Cote, su madre Inesita Cote de Turbay y Jorge Eduardo Gechen Turbay asesinados, masacrados, vilipendiados y secuestrados por organizaciones criminales.

VOCACION  POLITICA. JORGE EDUARDO Inicia tareas burocráticas en la Secretaría de Obras Públicas del Huila, con respaldo del Partido Liberal. La dinámica de sus sueños lo impulsa e inicia su periplo electoral  en la Asamblea del Huila y en Concejos de varios Municipios.

AL  PARLAMENTO.  Se sintió con apoyo de fuerza electoral propia.  Optó por una curul en la Cámara de Representantes. Fue elegido en competencia abierta con contendores de otros Movimientos. Continuó su trabajo político, con la constancia y paciencia de sus antepasados orientales, con una bien asistida organización política.

GECHEN TURBAY es elegido SENADOR del HUILA en época de desbordada barbarie, de desaforado terrorismo del narcotráfico, del conflicto guerrillero FARC-EP, M-19, ELN.  Arreciaba el exterminio de la UP.

GOBERNADOR DEL HUILA.  Año 1.990.  Las acciones del terrorismo del Narcotráfico y de las FARC-EP intensificaban su atrocidad y  ampliaban la cobertura territorial. El movimiento guerrillero que se fortalecía, se tornó delirante, prepotente. Acrecentaba sus incursiones y sus acciones intrépidas en zonas rurales y   urbanas. Habían sido asesinados  4 Candidatos Presidenciales, centenares  de dirigentes políticos y de indefensos ciudadanos, atentados de terror contra obras y la infraestructura territorial.

JORGE EDUARDO GHECHEN TURBAY, Senador en 1990, es nombrado GOBERNADOR DEL HUILA por el Presidente César Gaviria Trujillo.  

SILENCIOS DE LA  GUERRA.   En 1.991 GECHEN TURBAY, Gobernador, campeón de la interlocución, no fue autorizado por el Presidente Gaviria para concurrir a una invitación de las FARC-EP, con un emisario excepcional (Iván Ríos) después del SECRETARIADO, a fin de tratar unos puntos mínimos para el Gobierno, tendientes a contener unas acciones terroristas de la Guerrilla contra la infraestructura petrolera, vial y la población de Huila.  (Pronto resumiré esos episodios) ya que  por orden del Presidente Gaviria, días después, su Ministro Humberto De la Calle anunció unas Conversaciones con el Secretariado de las FARC EP, en el Exterior.

El Senador GECHEN TURBAY, designado  Presidente de la Comisión de Paz del Senado, respaldaba las Conversaciones de Paz con las FARC EP, emprendidas por el Presidente ANDRES PASTRANA ARANGO cuando ocurrió su fílmico, Secuestro. Ante esos hechos, el Presidente de la República ordenó la terminación de las Conversaciones del Caguán y  del Despeje del Area.

 

 Por  CARLOS  ORTIZ  FERNANDEZ –  Ex Gobernador del  Huila