Las elecciones en Venezuela continúan siendo una preocupación regional y, para algunos, las actuaciones en contra de la oposición por el régimen de Maduro constituyen una amenaza para la democracia del continente.

Y es que el asesinato del opositor Luis Manuel Díaz y las acusaciones realizadas por la esposa de Leopoldo López, Lilian Tintori, que evidencian la persecución del Gobierno venezolano a la oposición han generado una indignación a nivel internacional (ver Luis Almagro vs. Gobierno Maduro: la falta de democracia).

Mesa Unidad Democrática (MUD)

Mesa Unidad Democrática (MUD)

El enfrentamiento

Uno de las figuras más activas en denunciar y rechazar las actividades antidemocráticas del régimen venezolano ha sido Luis Almagro, secretario general de la OEA, de origen uruguayo, quien se ha pronunciado nuevamente en un llamado a la transparencia y respeto por la oposición.

El primer enfrentamiento con el régimen MAduro ocurre debido a que Almagro sugirió a la OEA como observador electoral, se reunió con líderes de oposición y realizó críticas por las actitudes antidemocráticas del régimen.  El segundo enfrentamiento se da como consecuencia del asesinato de Luis Manuel Díaz, el cual Almagro calificó como una «herida de muerte para la democracia» y resaltó el carácter sistemático de la opresión política en Venezuela, por lo que Maduro lo llamo Sr. Basura (ver Mientras Maduro intenta demeritar asesinato político, la preocupación regional es latente).

Esta vez, Almagro responde a los insultos de Maduro haciendo un llamado a los argumentos y no a los calificativos. Declara en su comunicación que «esta respuesta de hoy, no la hago para ponerme a salvo de los intentos de insultarme, pero prefiero escuchar argumentos».

Defiende su objetivo como veedor de la democracia y su deber como líder de la OEA. «No es ser basura, Señor Presidente Nicolas Maduro condenar el asesinato de un político y hacer un llamado a detener ya la violencia en curso en el país, o decir que »la muerte violenta de toda persona es un hecho execrable que nuestra conciencia no puede admitir. El asesinato de un militante político, además, nos deja a todos más vulnerables, señala que somos todos víctimas reales, no solamente potenciales». Basura sería sostener lo contrario».

De igual forma, hace un llamado al respeto por la oposición y el disenso, solicitando «el cese de toda violencia; pedir “transformar la contienda electoral en una fiesta y no en un ejercicio de fuerza, violencia y miedo”; pedir “las garantías más absolutas para todos». Serlo sería no reclamar esos derechos», refiriéndose al calificativo de basura.

En esta carta se refirió específicamente a los colectivos o grupos civiles de apoyo del Gobierno venezolano, quienes actúan como equipo de choque durante las épocas de sufragio con el fin de presionar a la población. Almagro solicita particularmente el desarme de estos grupos.  Sostuvo, » mi petición se refiere especialmente a estos últimos [colectivos], porque supongo y espero que tenga influencia y poder sobre ellos, señor Presidente. En cualquier caso, al país le haría bien despojar a la política de las armas y de la delincuencia”.

La oposición 

Lilian Tintori, víctima de persecución, considera que lo que sucede en Venezuela responde a terrorismo de Estado y no meramente a problemas de criminalidad o grupos de ultraderecha.

Frente a las acusaciones que ha realizado sobre atentados en contra de su vida, el Gobierno venezolano pretende mejorar su imagen a nivel regional, ofreciendo un esquema de protección a la activista y esposa de Leopoldo López. De acuerdo con el Gobierno, particularmente el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), Tintori se encuentra en peligro debido a mercenarios dispuestos a cometer crímenes políticos por $30.000 USD.

No obstante, ella lo rechazó y aclaró que las amenazas a su vida son claramente de parte del Gobierno. Al respecto, se pronunció en Twitter afirmando «decidí no asistir porque quien me acosa, me persigue y me intimida es el Sebin, la Policía del Estado». Y es que su esposo se entregó por alegaciones similares y fue encarcelado por el régimen, «ahora el régimen dice que me quieren matar, así como querían matar a Leopoldo. Ya nadie les cree».

Insistió que la realidad venezolana responde a que «el terror es política de Estado» y aclaró que si algo le llegara a pasar «el directo responsable es Nicolás Maduro».

Lilian Tintori

Lilian Tintori

Las elecciones

Las encuestas indican que la oposición podría unificar la mayoría de votos y vencer al partido oficialista, con diferencias de 14 a 35 puntos, pero según Maduro su partido cuenta con un «voto duro» de 40% de la población.

De acuerdo con Vladimir Padrino, ministro de defensa, las elecciones no verán afectaciones al orden constitucional o acciones violentas. Para esto han establecido el Plan República, el cual tendrá 163.000 miembros de las fuerzas armadas activos y 25.000 de reserva para actuar en caso de alternación al orden público, una categoría subjetiva del Gobierno.

También afirmó en respuesta a Almagro que «se ha tratado de hacer un entramado de intriga del 6 de diciembre. Va a ser una fiesta electoral. No va haber golpe de Estado, no va a haber autogolpe ni una junta cívico-militar, pero tampoco va a haber violencia terrorista ni política».

No obstante, a pesar de las declaraciones del régimen que alega que los militares no pueden influir en las votaciones y que el estado de excepción en las zonas fronterizas no cumple un fin político sino de lucha contra el contrabando y el narcotráfico, es claro que el régimen intentará mantener el poder y que la comisión de acompañamiento electoral de UNASUR no tiene una tarea fácil.