En la actualidad se puede evidenciar el crecimiento del terrorismo, el cual se ha fortalecido en parte debido al resentimiento y descontento de población musulmana por intervenciones de países occidentales, las cuales han dejado más víctimas y vacíos de poder que generan oportunidades de consolidación y de reclutamiento para los grupos yihadistas (ver Una guerra de civilizaciones: el pasado, el presente y el futuro de las intervenciones en medio oriente).

No obstante, es importante tener en cuenta que como cualquier organización armada, su fin radica en conseguir recursos y poder con base en una ideología. Esta realidad se hace evidente en la actual guerra entre ISIS y Al Qaeda, los cuales buscan imponer sus objetivos, metodologías e ideologías el uno al otro, demostrando la supremacía de cada uno, y cuestionando la verdadera «unión musulmana».

Pareciere que estos grupos estuvieran repitiendo las dinámicas de la guerra fría entre EE.UU. y Rusia, intentando ganar las «mentes y los corazones» de la población entorno a su lucha, apoyando grupos locales en otros países para expandir su ideología, y de cierta manera, contener el accionar del otro. Estos grupos han juntado tanto la modalidad de confrontación directa de las guerras regulares (en Siria y Yemen), como a través de grupos locales como en la guerra fría.

Por supuesto, no son Estados en la visión estricta de la palabra, ni a ojos del Derecho Internacional. Sin embargo, se puede argumentar que su actuar como un Estado, particularmente en el caso de ISIS, ha sido el aspecto principal en su éxito, siendo este irónicamente una idea de Al Qaeda.

No obstante, si bien ISIS pareciere ir ganando en este proceso, Al Qaeda puede recuperarse, ambos teniendo debilidades que pueden ser explotadas. Dependiendo de las circunstancias, un grupo podría absorber al otro, teniendo en cuenta las oportunidades y los retos que dicha realidad podría causar para occidente, África y el medio oriente.

La génesis de la disputa: los líderes  

La disputa entre las partes tiene su origen en el liderazgo y la ideología. Inicialmente el líder de la organización ahora llamada ISIS,  Abu Musab al-Zarqawi, buscó al ya consolidado líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, quien le dio unos recursos para un pequeño campo de entrenamiento en el norte de Afganistán.

binladen-zarqawi

Bin Laden y Zarqawi

Zarqawi tenía unas claras diferencias con Bin Laden, las cuales radicaban principalmente en el estilo de liderazgo. Para Zarqawi el liderazgo no surgía de planear todo desde la distancia, sino por el contrario, de pelear y estar en la línea de batalla con el resto de las fuerzas. Bin Laden parecía estar consciente del radicalismo de Zarqawi, debido a que en repetidas ocasiones le solicitó realizar la baya, el juramento religioso de lealtad que genera un irrompible vínculo entre sus miembros. Sin embargo, Zarqawi se rehusó hacerlo en repetidas ocasiones.  Para el momento Al Qaeda era la organización más consolidada y prolífera, e intentó sin éxito crear un Estado en Iraq.

Zarqawi empezó a hacerse su nombre con ataques sangrientos y violentos, lo cual atrajo el interés de varias partes que querían unirse a la lucha. Esto obligó a Zarqawi a buscar más recursos por lo que por fin declaró su alianza a Osama Bin Laden, y se convirtió en líder de una célula terrorista de Al Qaeda, todo con el fin de explotar los recursos logísticos, financieros y de contactos de este grupo para su beneficio.

Los líderes Bin Laden y Ayman al-Zawahiri (su segundo) empezaron a llamar la atención a Zarqawi por sus excesos, instándolo a no aplicar tan fuertemente la ley shari’a en los territorios controlados, debido a que en su percepción debía tener un mayor enfoque en la institucionalidad que en la violencia. No obstante, Zarqawi continuó con sus acciones, pero siguió el consejo de Zawahiri, por lo cual declaró la creación del Estado Islámico de Iraq (ISI).

La muerte de Bin Laden marca el inicio de la crisis, debido a que la baya o lealtad  se hace en términos de personas y no de organizaciones, por lo cual ya no aplicaba para ISIS, y Zarqawi no la declaró a Zawahari, el nuevo líder. La muerte de Zarqawi marcó otro hito en la organización, debido a que Baghdadi, actual líder continúo y profundizó esta separación.

GTY_ayman_al_zawahiri_abu_bakr_al_baghdadi_split_jt_150910_16x9_992

Zawahiri vs. Baghdadi

Básicamente ISI falló en su intento de Estado debido al levantamiento de la población bajo su control por la estricta y extremista aplicación de la ley shari’a. Pero debido a los lazos entre las organizaciones esto también dañó reputacionalmente a Al Qaeda. No obstante, la tensión se mantiene hasta que ISI establece generará la guerra en Sham (Siria), por ende nace ISIS, por lo cual, inician los enfrentamientos con Al Nusra (la célula de Al Qaeda). Después de un período de detente, Al Qaeda anuncia que ISIS rompió el juramento y los lazos entre las dos organizaciones están completamente rotos.

De esta manera surgen dos diferencias esenciales entre los grupos: para ISIS ellos son los verdaderos herederos de Bin Laden y Al Qaeda perdió su camino en la guerra, mientras para Al Qaeda la imposición del islamismo debe ser un proceso gradual de socialización y no ser tan brutal con las zonas controladas.

El 10 de septiembre de este año el líder egipcio de Al Qaeda declaró la guerra a ISIS, afirmando que Baghdadi no es merecedor del califato y que llegó al poder a través de bombas y la fuerza, y no por voluntad de la población, un discurso irónicamente muy parecido al de occidente en sus intervenciones en medio oriente.

crucificado-en-raqqa

Hombres crucificados en Siria

Los frentes de la guerra entre ISIS y Al Qaeda

Se puede inferir que en realidad la génesis del conflicto es de carácter político, y es precisamente este carácter el que enmarca los frentes de batalla al tiempo que las oportunidades y amenazas para ambos grupos.

El triunfo de ISIS radica en haber aplicado el consejo de Zawahari sobre la creación del Estado. Y es que el haberlo hecho le da legitimidad a ojos de los yihadistas, hacer lo que se predica y no quedar en el discurso como algunos veían que estaba haciendo Al Qaeda.

Y es que precisamente ISIS ha establecido un carácter estatal que determina los frentes de batallas con Al Qaeda: política económica, social y mediática.

ISIS controla mitad del Estado iraquí y se ha expandido continuamente en Siria, comportándose como un Estado:

Política social 

En Raqqa, la capital autoproclamada de ISIS, el grupo yihadista ha establecido una exitosa red de servicios sociales con incluso mayor cubrimiento y calidad que la establecida por el régimen al – assad.

Las actividades incluyen  reconstrucción de daños causados por los enfrentamientos, la construcción de mercados en las ciudades para lograr suplir la demanda alimenticia, y la reconstrucción de carreteras para fomentar la infraestructura vial.

En este sentido, ISIS se ha encargado de suplir los servicios en la zona: de transporte, de comunicaciones, de desarrollo económico agricultor y de electricidad. De esta manera, ha generado tendidos eléctricos en zonas no cubiertas, transporte por medio de una línea de autobuses, un servicio de correos, y actividades de agricultura en la presa de Tishrinpara.

No obstante, lo más sorprendente es lo que se podría interpretar como una política pública para población vulnerable. ISIS  estableció  un programa para aportar a población vulnerable en la provisión de alimentos, atención a huérfanos, y salud. De esta manera, han creado campañas de vacunación, centros de huérfanos de la guerra, alimentos para los más desfavorecidos, entre otros.

Política económica 

La planeación económica de ISIS se ha enfocado en lograr la independencia financiera y económica de los grupos yihadistas, mediante la consecución de recursos endógenos a las zonas controladas, además de robos. Lo sorprende es que pareciere lo hubiesen logrado.

Campos petroleros de interés de ISIS - 2006

Campos petroleros de interés de ISIS – 2006

Una de las principales fuentes de financiamiento ha sido precisamente el control sobre campos petroleros. En 2006 ISIS publicó un mapa de pozos que quería controlar, y parece que ya lo hacen. Incluso para algún punto tuvieron un contrato con el régimen de Bashar al – Assad en Siria para explotación petrolera.

Así mismo, han generado recursos a través de la venta de marca de ISIS,  es decir, una campaña fuerte de mercadeo y piezas publicitarias del grupo.

Política de comunicaciones

El manejo de comunicaciones con un carácter corporativo e institucionalizado es probablemente el mayor factor diferenciador de ISIS, debido a su profesionalización.

Y  es que ISIS literalmente publica un libro de rendición de cuentas, al mejor estilo de un Informe de Sostenibilidad, el cual tiene como fin hacer un recuento de su gestión de terror. En este sentido, realizan infografías detalladas que demuestran explosiones, atentados, ataques, asesinatos con distintas armas, bombas, entre otros.

Informe de gestión de ISIS

Informe de gestión ISIS

infografía de ataques

Infografía de ataques

Sus metodologías de guerra además se han enfocado en mostrar las acciones sangrientas de ISIS a través de videos de sus campañas, producciones absolutamente profesionalizadas que recuentan todos los enfrentamientos, y que incluso han sido adquiridas por cadenas de televisión.

Así mismo, la propaganda de consolidación a través de redes sociales, facebook, twitter e instagram ha sido esencial en varios aspectos. Primero, les permite infundir miedo en los combatientes contrarios, constituyéndose como un elemento disuasorio que siembra miedo en los soldados sirios e iraquíes por lo que les puede suceder si caen en manos del grupo yihadista.

isis-heads-in-syria-1

Publicación de decapitados por ISIS

Así mismo, permite consolidar el apoyo a ISIS, demostrando que tienen una amplia base social y poderío, fomentando además el reclutamiento. Lo anterior es especialmente importante porque los sunitas parte del ejército iraquí no se enfrentarán a ISIS para proteger el régimen chiita puesto por la intervención en Iraq, por lo cual pueden explotar históricas divisiones internas.

El reclutamiento se enfoca no solo a nivel interno de la región para incrementar el número de peleadores, sino también a nivel externo, enfocándose en los extranjeros, como aliados en los países occidentales. Esto ha llevado a una cifra de aproximadamente 12,000 peleadores extranjeros y un sin número de seguidores. El tema es que estos son los que precisamente manejan campañas de comunicaciones, aplicando sus conocimientos de diseño y su creatividad (aprendidas en occidente) a la campaña de ISIS.

Finalmente, le permite expandir su poder a través de alianzas con otras organizaciones, siendo el medio de expansión ideológica.

Estas estrategias son clave en la expansión de ISIS, pero también de Al Qaeda, quienes han ido generando alianzas a través del Magreb africano. Hasta el momento, Al Qaeda logró la alianza con Al Murabitún, con quien realizó el atentado en Mali.

Pero ISIS ha consolidado el apoyo de Ansar Dine (Mali), Al Shabbaab (Somalia), entre otros, de los cuales se destaca uno de los más sanguinarios grupos terroristas, Boho Karam en Nigeria (ver Toma de hotel en Bamako, Mali deja 40 muertos y demuestra el alcance global del terrorismo).

Incluso este ha sido el medio de batalla con Al Qaeda, quien está perdiendo hasta el momento, debido a que el discurso radicalizado de ISIS ha atraído más seguidores. Además, es el medio por el cual se financian, vendiendo camisetas, mugs, y demás piezas publicitarias para su causa.

Cupcakes de ISIS

Cupcakes de ISIS

Camisetas de ISIS

Camisetas de ISIS

Tan importante es esta estrategia que el grupo de hackers Anonymous le ha declarado la guerra a ISIS, enfocando sus acciones a lo que los Estados no lo han hecho y que es uno de los pilares de su estrategia: las redes sociales. Anonymus entonces se ha dedicado a cerrar cuentas, páginas, etc., con el fin de lograr debilitar uno de los principales centros de guerra de ISIS (ver E.I. se gana un nuevo enemigo: un grupo de hackers).

Consecuencias y perjudicados

En realidad hay dos opciones, en primer lugar y si se mantiene la tendencia actual, que ISIS se consolide aún más y Al Qaeda, si desea continuar con sus acciones y no logre retomar su poderío, se vea en la obligación de unirse a ISIS para continuar su lucha.

Por otro lado, si Al Qaeda refina sus tácticas de manera inteligente, aprovechando el fortalecimiento de los ataques en contra de ISIS, puede salir vencedor e imponer su metodología.

Independientemente de esto, los principales perjudicados serán la población civil tanto en occidente como medio oriente y el Magreb africano. En esta lucha de ideologías por la supremacía yihadista, los atentados son la orden del día y probablemente se recruderán.

ISIS está consolidado logistícamente en occidente, lo cual se ha evidenciado con los ataques a Francia, mientras que Al Qaeda, más diezmado puede atacar más fácil en África. El tema es que el último si desea mostrar su poderío buscará repetir ataques como el de Londres en 2006, llegando a occidente.

Sin embargo, esta historia demuestra que ambos grupos tienen sus debilidades. En el caso de ISIS es el radicalismo frente a la población controlada. y el descontento que se puede generar por sus políticas una clave para el fracaso del grupo. Pasó inicialmente en Iraq, y una estrategia encaminada a atacar este sentimiento y aprovecharlo mediante los mecanismos de comunicaciones y mercadeo pueden en realidad ser una excelente opción. Por su parte, Al Qaeda es más moderado con la población pero ha perdido reconocimiento internacional, lo cual puede ser explotado en una estrategia anti terrorista.

Lo cierto es que si la guerra entre estos grupos continúan, los perdedores son las naciones y su población, al tiempo que una unión de estructuras sería nefasta y ayudaría a consolidar más al vencedor. Todos estos aspectos se deben tener en cuenta en la guerra contra el terrorismo, particularmente, dada la aprobación del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de tomar «todas las medidas necesarias» para acabar con el terrorismo (ver Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprueba “todas las medidas necesarias” en la lucha contra el terrorismo).

Se debe tener en cuenta que los frentes de batalla no son solo Iraq y Siria, y que los grupos terroristas se encuentran igual de globalizados que la economía mundial.