Siguen muriéndose niños wayuu, por física hambre, por enfermedades reaccionadas con la desnutrición, no se sebe cuando van a parar estas muertes.

Y lo complicado y doloroso es que la desnutrición se extiende por toda la geografía nacional no se necesita investigar ni buscar mucho, en el Hospital se Soacha se reportan decenas de casos en los últimos tres años, las madres confiesan en los noticieros de televisión que no tienen recursos para comprarles comida.

Los mismos noticieros informan que a los pequeños en las escuelas les dan mango y huevo en el desayuno, espaguetis y arroz  carbohidratos y pocas proteínas  si acaso unos frijoles y una que otra verdura. Los contratistas se roban buena parte de la plata que es para entregar platos de comida dignos a nuestros niños.Quien revisa la cantidad calidad de los alimentos que reciben los menores? hay o no fiscalización  y si no fuera por personas como la profesora de aguachicael tema continuará.niños recibiendo comidfa en la manoniñas guajira

Los costos de los alimentos en los supermercados están por las nubes, en las plazas de mercado también  y entretanto los que producen la comida , los intermediarios y los que la venden al consumidor final en el proceso dejan perder más de la tercera parte de los alimentos que produce Colombia.

Buena parte  el 60 por ciento de los Universitarios no hace las tres comidas al día según cifras reveladas por un estudio investigativo revelado en los diarios. Hacen una sola comida completa al día, pasan Filo como dicen en la costa, muchos bajan su rendimiento académico

Pero lo más angustiante son nuestros niños que necesitan buena alimentación para su desarrollo físico y mental.  Qué clase de generación estamos produciendo? Una con secuelas terribles en su cerebro y cuerpo que no puede ser igual en su rendimiento futuro. Serán adultos limitados.

Entretanto no se escucha que exista una política efectiva de seguridad alimentaria  de control de precios de protección al productor, al agricultor y menos que se apliquen sanciones ejemplares que se roben la plata de  los desayunos y almuerzos de los niños considerado por muchos  como un delito de lesa humanidad, cometido por mafias protegidas en muchos casos por los propios gobernantes,

El ministro de Agricultura denunció el abuso de los supermercados y se le vino el mundo encima, el propio Presidente Santos le pidió rectificar voceros de gremios salieron a negar las ganancias exageradas de quienes ejercen el monopolio de la venta de alimentos y otros artículos necesarios para los consumidores.

Hoy también en los diarios y redes sociales conocimos un ejemplo de un joven en India que se inventó una Nevera Comunitaria en la que voluntarios depositan la comida y productos que no van a utilizar, para lograr que amaine el hambre al menos en su barrio.

Podríamos hablar sobre otros monopolios el servicio de agua, la educación, la salud, y la corrupción, que perjudican a millones de colombianos pero hoy nos ocupamos a la desnutrición el hambre : Vergüenza Nacional