Cuando el llamado proceso autonómico se iniciaba en  el país a principios de  los años ochenta, Leonardo  Sansón Guerrero, pensó sin ningún temor reunir en su Pasto natal, a los que él consideraba los principales protagonistas de la regionalización en Colombia, inspiradores sin lugar a dudas, del proyecto político más importante de todos los tiempos, la Autonomía Regional. Decía él,  quienes mejor, que Ramiro de la Espriella y Alberto Dangond Uribe, para explicar cómo había nacido esa iniciativa  que convoca las gentes de todas las regiones? y quien mejor que José María Velasco Guerrero, para desentrañar el suceso que había dado al traste con la pequeña constituyente ideada por el expresidente López Michelsen, para reformar el orden territorial?, así como escuchar de viva voz por parte de Enrique Vela, el clamor de los nariñenses desde las aulas universitarias por una auténtica autonomía territorial?

Cumplía para entonces la Cámara de Comercio de Pasto, setenta y cinco años y Leonardo, un adalid del desarrollo, impulsador de los afianzamientos culturales y de algunas investigaciones relacionadas con la idiosincrasia del sur, quien dirigía en esos instantes los destinos de la entidad, se propuso en conjunción con los  demás compañeros de gremio, celebrar esas efemérides con una reunión presidida por Nicolaz del Castillo Mathiew, a la sazón presidente de CONFECAMARAS, en la cual se discutiría  la necesidad de abrirle camino a la regionalización mediante la convocatoria de una constituyente, apelando directamente al pueblo soberano.

Ya Sansón Guerrero, había tenido oportunidad de reunirse en Coveñas con otros  ejecutivos empresariales, en aquel  encuentro denominado de la regionalidad, coordinado por Alberto Gonzalez Gaviria, con los auspicio de Antonio García Hernández, presidente de la Cámara de Comercio de Sincelejo, a la cual asistió como invitado especial otro de los  luchadores en favor de  la regionalización, Nestor Restrepo Roldan, quien concurría en  representación de la Llanura Orinoquia. Allí se dieron a conocer las bases del  proyecto  autonómico regional y se dimensionó  la idea  de la regionalización. De suerte, que cuando Leonardo Sansón, retornó a Pasto, su compromiso con los postulados autonomistas,  más que una inquietud intelectual, eran la evidencia de una militancia ideológica.

Como sociólogo al fin, Leonardo Sansón Guerrero, es un estudioso  del país y en particular  del Departamento de Nariño,  donde confluyen tres regiones geográficas a la vez, la Montaña Andina, la Selva Amazónica y el Andén Pacífico, y sabe mejor que nadie, que Colombia se debate entre un centralismo todavía muy fuerte y un autonomismo  aún en ciernes.

Ante ese desafío, y después de un tiempo lo suficientemente largo,  conviene una propuesta y para ello, él tiene la respuesta:

1° Los propósitos planteados si se consiguieron, afirmó. Primero, porque para esa época era necesario decantar una serie de teorías, postulados y conceptos que se planteaban en ámbitos intelectuales, académicos, políticos y sociales, con relación al proceso histórico que atravesaba la región, el país y globalmente hablando, el mundo en general, después de décadas en que lo cibernético era una realidad y en lo endógeno, el problema de la guerra y la paz; caracterizada por la lucha armada de origen político y al auge del narco tráfico, aun sin posibilidades de solución. Pero sin duda los temas que más nos convocaron están relacionados con la realidad político territorial del país, en particular el tema de las fronteras; y una urgente modernización de la carta magna, nuestra constitución. Explicó que después de esas reuniones y otras más  hubo algunos resultados que se tradujeron en unos logros. Agregó que con la participación de una pléyade de intelectuales, juristas, historiadores y académicos, así como líderes gremiales de las fronteras, se deliberó durante tres días en San Juan de Pasto, llegando a conclusiones trascendentales, como la ruta para la viabilidad de una reforma constitucional; la que generaría un gran entusiasmo, especialmente en sectores universitarios. De igual manera trascendió las deliberaciones y conclusiones sobre la regionalización del país. Las autonomías regionales, magistralmente sustentadas por Orlando Fals Borda.    Estos dos temas dijo, que fueron tratados con más profundidad en otras ciudades del país, desde donde trascendieron y se vieron reflejados en la constituyente del 91 y la reforma político-administrativa en la llamada descentralización administrativa del Estado.

2°  Al responder si su pensamiento incidió, y de alguna manera también, el de sus compañeros de lucha, en hacer evidente la necesidad  de adoptar el concepto de región en la Constitución política de Colombia, así como si  esa intervención, resultó eficaz para posibilitar la constitución de la Región como nueva entidad administrativa  territorial? Dijo:

Se logró construir en este proceso colectivo un pensamiento común,   sintonizado con la realidad y el sentir popular, que se difundió a través de foros, encuentros regionales y organizaciones gremiales como la red de Cámaras de Comercio de Frontera. Sin embargo, aunque se incidió en las decisiones de la gran política nacional, no se ha logrado su aplicación y, desde luego, sin los esperados resultados. Tal vez ha faltado, mas que pensamiento, un poco mas de  acción…

La idea de Región, sentencia, como nueva entidad administrativa territorial, aún es una quimera.

3° En cuanto a la no implementación de la ley de ordenamiento territorial, manifestó,  que ello, no solo frustró las expectativas de grandes grupos que conforman la comunidad, sino más que todo, la  de una generación que, más allá de estos impactos, apoca la intención del pensamiento democrático. Proscribe los principios de la participación ciudadana en la construcción colectiva del pensamiento democrático; ámbito dentro del cual el tejido social encuentra sentido a lo colectivo, a lo político como instrumento permanente para la construcción de sociedad desde el pensamiento, categoría superior de los seres humanos.

Se pronunció de manera contundente sobre  la no consecución y afirmación de  una verdadera autonomía territorial, expresando, que  la no aplicación de lo autonómico no solo frustró una aspiración de todos, como  categoría del pensamiento, y como expresión real de la organización social y territorial, sino que  ha complicado de paso, las relaciones sociales y administrativas en los territorios.  Existen realidades y particularidades propias de  cada territorio que al no poderse normatizar en los respectivos territorios por la dependencia centralista del Estado, se está complicando la funcionalidad de esos territorios y lo que es peor, de las propias ciudades. Por ejemplo, la movilidad.  ¿Cómo se explica que aún, en medio de la modernidad y crecimiento poblacional y vehicular, se siga impartiendo desde el Centro, en forma inconsulta, las normas impositivas que reglamentan la movilidad?.

Como  resultado de esta realidad, concluye, se da la conformación de FEDEREGIONES, una  asociación integrada por un grupo de estudiosos de la autonomía regional y concebida como un centro de pensamiento sobre este complejo tema; La que además, está compuesta  por representantes de regiones de los distintos puntos cardinales del territorio nacional, lo cual le da validez y coherencia en el análisis y planteamientos sobre la construcción de las regiones autonómicas.

Leonardo, afirma que de acuerdo con el postulado autonomista que informa la Constitución Política, las entidades territoriales deben trabajar siendo consecuentes con este principio, pero para ello es preciso, generar un proceso orientado a redireccionar en ese sentido, las comunidades locales y regionales.

Entrevista realizada por LUIS MANUEL ESPINOSA ESPINOSA a LEONARDO SANSON GUERRERO, miembro fundador de FEDEREGIONES grande impulsor del proceso autonómico regional.