El candidato aseguró que solo lo vio en el programa ‘animalandia’. Afirmó que deberá analizar el proceso con sus abogados.

El candidato por el Pacto Histórico, Gustavo Petro, se pronunció ante la reciente admisión en España de una denuncia en su contra por el secuestro de Fernando González Pacheco por parte del grupo armado M-19 en 1981.

De acuerdo con Petro nunca logró conocer a González Pacheco personalmente; el aspirante afirmó que solo pudo verlo de televisión cuando era un niño.

Pacheco, de nacionalidad Colombo-española, fue privado de la libertad durante tres días por el M-19, tiempo en el que fue entrevistado por Jaime Batemán Cayón, líder del grupo armado.

Sobre ese momento, Petro aseguró que Pacheco y Batemán eran grandes amigos.

“Ellos se volvieron muy amigos, Pacheco fue amigo de Batemán. Él (Pacheco) ayudó en el proceso de paz. Se reían a carcajadas, fueron realmente amigos”, aseguró.

El juez español Joaquín Gadea expone que, dado que la Fiscalía se ha opuesto a la admisión de la denuncia, «debe acordarse una inicial diligencia de investigación, en orden a ofrecer a los herederos de la víctima del secuestro, Fernando González Pacheco, la posibilidad de ejercer acciones penales» como querellantes.

También considera «importante» el magistrado «corroborar la nacionalidad española de Fernando González Pacheco», ya que le atribuyen como lugar de nacimiento España, «por lo que es lógico pensar que ostentaría nacionalidad española de origen«.

Y ve también «esencial confirmar, con las autoridades competentes de la República de Colombia, que el denunciado, Gustavo Francisco Petro Urrego, no goce de estatuto de amnistiado ni indultado, y especialmente, que no haya sido investigado, absuelto o condenado por los hechos objeto de este procedimiento» y ofrece también al candidato presidencial personarse en estas diligencias.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional por su parte, que informó en contra de la admisión de la denunciada, recurrió ya la decisión del juez, informaron a Efe fuentes jurídicas.

Según la denuncia interpuesta en la Audiencia Nacional el pasado 18 de marzo y que recoge el auto, Petro, candidato de la coalición de izquierda Pacto Histórico, habría incurrido en delitos de lesa humanidad, crímenes de guerra y genocidio como integrante del grupo armado «narcoparamilitar M-19».

Un grupo, relata el escrito, que durante al menos dos décadas (entre los años 70 y 80) «emplearon de manera sistemática e indiscriminada el secuestro de personas, así como la tortura y el asesinato» para «destruir» al ‘enemigo’, entre ellos oponentes políticos, miembros de las Fuerzas públicas, periodistas, empresarios, personal diplomático y a altos funcionarios de los poderes públicos.

Unos hechos por los que, según el denunciante, a Petro «jamás se le ha llamado a rendir cuentas ante la justicia» y en la actualidad «tendría la consideración de ‘desmovilizado’ del grupo que integraba».

Con todos estos argumentos, observa el juez, «el denunciante trata de exponer que los hechos denunciados estarían en condiciones de enjuiciarse fuera de Colombia, al no haber sido investigados allí, pudiendo hacerlo al no ostentar el denunciado la condición de amnistiado o indultado».

Esto, unido a la presunta nacionalidad española de una de las víctimas, le haría competente a la Audiencia Nacional para investigar ese secuestro.

No obstante, el juez advierte de que los delitos que serían «objeto de esta investigación solamente serían perseguibles en España previa interposición de querella por el agraviado o por el Ministerio Fiscal».