Un poderoso terremoto de 7,3 grados en la escala de Richter sacudió la noche del domingo la zona de frontera entre Irán e Irak y causó al meno 400 muertos y dos mil heridos en ambos países

El sismo causó daños en varias localidades de la frontera.

El epicentro del sismo se ubicó en Penjwin, en la provincia de Sulaimaniyah, en la región semiautónoma de Kurdistán en Irak, muy cerca de la frontera con Irán.

.Por toda la provincia, los habitantes salieron a la calle durante el sismo y se registraron daños materiales, según un corresponsal de la AFP. La sacudida alcanzó a todas las provincias de Irak, indicaron otros reporteros de AFP, mientras que en la capital, Bagdad, pudo sentirse durante unos 20 segundos.

El temblor de 7,3 grados en la escala de Richter tuvo lugar a las 6:18 GMT, con epicentro 32 km al suroeste de la ciudad iraquí Halabja y a una profundidad de 33,9 km, indicó desde Estados Unidos el Instituto Geológico de ese país (USGS).

El movimiento se sintió incluso en Teherán, la capital iraní. Residentes de la ciudad turca Diyarbakir, en el sureste del país, reportaron un fuerte sismo, mientras que medios israelíes dijeron que el movimiento se sintió también en muchas zonas de Israel.

Las autoridades iraquíes ordenaron evacuar de manera urgente las áreas ubicadas bajo la presa de Darbandiján (noreste) después de detectar que el terremoto causó daños en esa central hidroeléctrica.

El sismo abrió grietas que se pueden apreciar en la superficie de la presa, según afirmó el director de esa central hidroeléctrica, Rahman Jani, en un comunicado.

En Irán, las ciudades más afectadas parecen ser la de Qasr-e Shirin, en la frontera con Irak, en la provincia de Kermanshah, y Azgaleh, a unos 40 km al noreste, según informaciones difundidas por medios estatales.

Entrevistado por la televisión pública de camino hacia Qasr-e Shirin, Pir Hosein Koolivand, jefe del Servicio Nacional de Emergencias, indicó que «es difícil enviar equipos de socorro a los pueblos pues las carreteras han sido cortadas […], se han producido corrimientos de tierra».

Según la página web de la radiotelevisión estatal, las escuelas permanecerán cerradas el lunes en las provincias de Kermanshah e Ilam, afectadas por el sismo.

En Irak, en Darbandajan, y en Irán, en la provincia de Ilam -fronteriza con Irak-, las autoridades instaron a los habitantes a dormir fuera de sus casas y, en algunos casos, a desplazarse, por precaución.

En algunas zonas de ambos países se cortó la electricidad por culpa del sismo. Hay que recordar que  en junio de 1990, un sismo de magnitud 7,4 en Irán, cerca del mar Caspio (norte), causó 40.000 muertos y más de 300.000 heridos, y dejó sin hogar a medio millón de personas. En unos segundos, una superficie de 2.100 km2, donde había 27 ciudades y 1.871 pueblos repartidos por las provincias de Ghilan y Zandjan, quedó devastada.