La propuesta había sido anunciada desde el mes de febrero y fue presentada oficialmente al Congreso norteamericano antes de la visita del presidente Iván Duque a la Casa Blanca.

Estados Unidos tiene 17 aliados principales fuera de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que establece la cooperación militar frente a agresiones contra sus miembros. A través de un proyecto, que fue radicado este 9 de marzo, se busca que Colombia sea otro de esos países con una estrecha relación de cooperación en términos de seguridad internacional, desarrollo económico, protección ambiental, entre otras prioridades.

La iniciativa legislativa se denomina Ley de Alianza Estratégica Estados Unidos-Colombia de 2022 y es de autoría de los senadores demócratas de ese país, Bob Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, y Tim Kaine, presidente del Subcomité del Hemisferio Occidental de la SFRC. Fue revelada antes de la visita de Iván Duque a la Casa Blanca para su único encuentro oficial con Joe Biden.

Según dijeron los senadores al presentar la iniciativa, en la ley de EE.UU., el estatus de Aliado Principal No-OTAN (MNNA, por sus siglas en inglés) es un símbolo poderoso que brinda a esos países beneficios adicionales en las áreas de comercio de defensa y cooperación en seguridad. Además, “incrementa los esfuerzos para promover la paz y la gobernabilidad democrática, incluido el Acuerdo de Paz de 2016 que puso fin a una guerra civil de medio siglo”.

En cuanto al desarrollo económico, se busca la creación del nuevo Fondo Empresarial Colombo-Estadounidense para aumentar las inversiones en empresas colombianas, ayudar a catalizar la recuperación económica y, afirman, para “reducir la dependencia de los Estados Unidos de las cadenas de suministro china”.

Los recursos que sean invertidos para las empresas colombianas deberán ir, establece el proyecto, el 35 % para pequeñas y medianas empresas, no menos del 50 % para ese tipo de empresas que sean dirigidas por mujeres y prioritariamente a las compañías sustentables y que promuevan la modernización del sector de la agricultura.

Además, la iniciativa aborda cooperación en seguridad internacional, defensa, derechos humanos, derechos laborales y facilita nuevas oportunidades para mujeres empresarias y miembros de comunidades afrocolombianas e indígenas. El proyecto de ley también propone acciones para fortalecer los programas de asistencia humanitaria de Estados Unidos en Colombia.

Con la introducción de esta legislación histórica, buscamos aprovechar la sabiduría de 200 años de relaciones diplomáticas y trazar un camino hacia adelante que reconozca la importancia principal de Colombia como nuestro aliado más importante en América Latina y su creciente dinamismo en el escenario mundial. Estoy orgulloso de que mis colegas se unan a este esfuerzo ambicioso y necesario que servirá como plataforma de lanzamiento hacia un hemisferio más brillante, más libre y más próspero”, afirmó el senador Menéndez.

Esta legislación subraya la importancia de Colombia como nuestro socio más fuerte en la región y apoyará los esfuerzos de Colombia para implementar sus históricos acuerdos de paz, proteger los derechos humanos y promover el desarrollo rural y económico”, dijo por su parte el Senador Kaine.

El texto de la iniciativa presentada al Congreso de los Estados Unidos establece una cooperación de los dos países para evaluar el vínculo entre el sector privado y público en casos de corrupción, proveer asistencia técnica de investigación, así como implementar programas para apoyar periodistas que investiguen corrupción y su protección.

Otro de los propósitos también es aumentar el desempeño de los colombianos en el idioma inglés, e los estudiantes de primaria y secundaria, con cursos y programas específicos en lenguaje de negocios y tecnología; así como apoyar la implementación de herramientas por parte de los profesores.

Otros puntos del acuerdo:

Establece un comité consultivo entre Estados Unidos y Colombia para promover la cooperación bilateral en seguridad

Refuerza la cooperación bilateral en materia de ciberdefensa y lucha contra los delitos cibernéticos

Requiere nuevos informes clasificados sobre disidentes de las FARC y actividades malignas de estados extranjeros

Amplía los esfuerzos para combatir la corrupción y proteger a los defensores de los derechos humanos

Fortalece iniciativas para proteger los bosques tropicales y el abastecimiento responsable de oro

Prohíbe el uso de la asistencia extranjera de EE. UU. para comprar herbicidas para programas de erradicación aérea.

Establece un requisito de notificación global cuando el equipo de comunicaciones de EE. UU. se usa ilegalmente

Vía Infobae