Este martes se reunieron Serguéi Lavrov, Canciller ruso, y John Kerry, Secretario de Defensa de EE.UU. para discutir la situación en Siria y Ucrania. Esta concluyó con el anuncio de que ambos países han «confirmado su compromiso de erradicar el flagelo del terrorismo».

Así mismo, organizaron una reunión posterior en Nueva York del grupo de apoyo a Siria, para discutir la situación en el país árabe. Kerry había afirmado que ambos países están de acuerdo con que E.I. es «una amenaza común para todos los países».

Así mismo, declaró que esta reunión demuestra que «Rusia y EE.UU. trabajan conjuntamente de manera efectiva» en la lucha contra el terrorismo, y particularmente contra E.I.

Ambos líderes afirmaron la importancia de confirmar los acuerdos de Viena sobre Siria para presentar una resolución al Consejo de Seguridad de la ONU.

Por su parte, Levrov enfatizó que para poder superar la crisis, Siria «requiere la permanente atención de Rusia y EE.UU.».

No obstante, esta reunión no estuvo libre de controversias. Antes de la reunión, el portavoz de la Casa Blanca, John Earnest hizo declaraciones sobre el aislamiento de Moscú, las cuales fueron calificadas por la Cancillería rusa como ridículas.

«Son particularmente absurdas las afirmaciones sobre el «aislamiento» de Rusia a nivel internacional. Teniendo en cuenta que el secretario del Estado de EE.UU. vendrá a Moscú por segunda vez en siete meses y que la visita fue organizada tras una petición insistente por la parte estadounidense, un ataque propagandístico así es sencillamente ridículo», afirmó la Cancillería.

Frente a las sanciones propuestas por EE.UU. hacia Rusia por la crisis en Crimea, Ucrania, que supuestamente están generando su aislamiento, Kerry afirmó que «no tenemos una política que busque aislar a Rusia». Esta declaración puede estar muy relacionada con la solicitud de Italia de posponer la toma de decisión sobre prolongar las sanciones a Rusia por la Unión Europea.

«Por supuesto, queremos continuar la conversación que iniciaron nuestros presidentes sobre cómo EE.UU. puede contribuir a la solución de la crisis en Ucrania. Teniendo en cuenta la influencia de Washington sobre Kiev, sería de gran ayuda en las actividades del formato de Normandía», afirmó Levrov al respecto.

El envío de Kerry a Rusia es muy diciente debido a que el secretario es el designado para lograr acuerdos y entendimientos, como lo fue en los recientes acuerdos en materia nuclear con Irán y en el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba.

También llama la atención esta reunión buscada por EE.UU. en el contexto de los golpes estratégicos de Rusia a E.I., con 30 a 40 ataques diarios y particularmente al permitir el accionar del Ejército sirio en contra del grupo yihadista en ciudades tan clave como Alepo (ver El Abecé hoy de lucha contra el E.I.).

No obstante, las profundas diferencias sobre la intervención podrían seguir obstaculizando una verdadera alianza, principalmente debido al disenso sobre la manera para trabajar con el régimen sirio.