La CIDH solicitó asegurar el «acceso a agua potable y a alimentos en calidad y cantidad suficientes», en el departamento de La Guajira.

De acuerdo con este organismo, el riesgo de salud por desnutrición y falta de agua ha causado la muerte de 4.770 niños wayúu en ocho años.

«Tras analizar los alegatos de hecho y de derecho, la Comisión considera que la información, en principio, demuestra que los miembros de estas comunidades se encuentran en una situación de gravedad y urgencia, puesto que sus vidas e integridad personal se encontrarían amenazadas y en riesgo», señaló.

Por consiguiente, solicitó al Gobierno tomar medidas «para preservar la vida y la integridad personal» de los niños, niñas y adolescentes indígenas, concertando con la comunidad un plan de choque.

«En particular, se solicitó asegurar la disponibilidad, accesibilidad y calidad de los servicios de salud, con un enfoque integral y culturalmente adecuado, con el fin de atender la desnutrición infantil, así como tomar medidas inmediatas para que las comunidades beneficiarias puedan tener, a la brevedad posible, acceso al agua potable y a alimentos en calidad y cantidad suficientes», agregó la Comisión.