El pasado miércoles asaltantes irrumpieron en una fiesta navideña de empleados del condado vestidos de camuflaje y con armas de asalto, en San Bernardino, California. La investigación sobre esta matanza, que dejó 14 víctimas y 21 heridos, ha indicado que se trata de un atentado terrorista, pero las circunstancias alrededor de este no están claras.

 Los hechos

Desde  el comienzo hubo señales que diferenciaban este ataque de las matanzas  por tiroteos realizadas en EE.UU.

En primer lugar, se destacó la sofisticación de la organización del ataque, la cual indicaría un entrenamiento militar. Los sospechosos al parecer habían plantado bombas en su rastro pero estas afortunadamente fallaron, así mismo, dispusieron de dos celulares con los que se comunicaron. Además, la participación de una mujer  y el ataque en grupo generaba dudas sobre la naturaleza del tiroteo.

En este orden de ideas, David Bowdich, director del FBI, en California del sur, anunció que el Gobierno está investigando los hechos como un acto de terrorismo, sin que eso implique que el Estado Islámico sea el organizador del ataque en suelo americano. Al respecto, explicó que  «no tenemos indicación de que los asesinos formen parte de un grupo organizado o una célula».

No obstante, aclaró que los sospechosos de la matanza si tenían indicios de radicalización islamista. «La investigación, por ahora, ha mostrado indicaciones de radicalización de los asesinos y de posible inspiración por parte de organizaciones terroristas», afirmó.

Resaltó que no existe información sobre conexiones de los sospechosos con individuos investigados por el FBI. «No hubo contactos entre ninguno de los asesinos y sujetos de nuestras investigaciones de tal importancia que hubiera puesto a estos asesinos bajo nuestro radar», declaró.

Malik y Farook

Malik y Farook

Los sospechosos y E.I.

Los sospechosos de la matanza son la pareja Tashfeen Malik y Syed Farook, quienes vivían en los suburbio. Malik nació en Pakistán y se radicó en Arabia Saudita, donde conoció en persona, después de acercamientos por internet, a su esposo Farook y se casaron. Hace seis meses tuvieron su primera hija, a quien el miércoles antes de la matanza entregaron a la abuela para que la cuidara.

Al registrar su domicilio, las autoridades encontraron 12 bombas caseras, material para fabricar más bombas y 5.000 balas. Esto, los dos rifles de asalto y las dos pistolas que cargaban fueron adquiridos legalmente.

Así mismo, encontraron celulares y computadores y descubrieron que los sospechosos trataron de borrar información de las máquinas, lo cual indica la premeditación del ataque.

El descubrimiento más importante fue un mensaje que encontraron de Malik, publicado a través de un seudónimo, en Facebook, en el cual declaraba su lealtad a al-Bagdadi, líder de E.I. Este mensaje fue borrado poco antes de los ataques pero el FBI logró recuperarlo.

Así mismo, el día de hoy, E.I. emitió en su emisora Al Bayan un programa en el que asumen responsabilidad por el ataque en EE.UU. Y es que el grupo yihadista había amenazado con que este país era el siguiente blanco.

De acuerdo con la emisora “dos partidarios del Estado Islámico atacaron hace varios días un centro en la ciudad de San Bernardino en el estado de California». Agregó «que les acepte Dios como mártires».

A pesar de esto, la investigación indica que el ataque no fue planeado por E.I., quien simplemente estaría aprovechando la publicidad, lo cual en realidad puede ser aún más preocupante. Lo anterior dado que simpatizantes yihadistas pueden simplemente tomar iniciativa propia para cometer ataques y atentados en occidente.

Y no es tan descabellado que este sea el plan de E.I., debido a que previamente se tenía información que el grupo terrorista había suspendido su estrategia de reclutamiento de americanos para llevarlos a Iraq y Siria, debido a los controles gubernamentales que se impusieron para los viajes.

El mensaje nuevo de E.I. fue permanecer en suelo estadounidense para perpetrar ataques desde adentro.

Frente a esto, el mismo James Comey, director del F.B.I. había afirmado posterior al 13 N que “existen razones para creer que a través de redes sociales ISIS está urgiendo a las personas a quedarse en casa para asesinar”.