El día de ayer una comisión de las FARC y del Gobierno se movilizó a Bojayá para pedir perdón por la matanza de 2002 que dejó 79 muertos en una iglesia debido a un error con un cilindro bomba en medio de enfrentamientos del grupo guerrillero con los paramilitares (ver En Bojayá FARC pedirá perdón).

Pastor Alape, líder guerrillero, se pronunció ante las comunidades afrocolombianas e indígenas de la región reconociendo su responsabilidad sobre los hechos. «Ese fatídico 2 de mayo de 2002 estremeció el alma colectiva de nuestra militancia guerrillera, una acción dirigida a proteger a esta población de la arremetida paramilitar, terminó hiriéndola profundamente con un saldo letal de 79 compatriotas muertos que sigue atormentando las fibras de nuestra sensibilidad colectiva», sostuvo.

Explicó el contexto en el que se dio la matanza y que llevaron a sus acciones en el momento. Afirmó «eran tiempos del rompimiento del proceso de paz en el Caguán y el inicio de la etapa más violenta de la confrontación, como jamás había ocurrido en nuestra historia. Estaba en plena ejecución el fracasado Plan Colombia y la aplicación del Plan Patriota, además la actividad despiadada de despojos y desplazamientos ejecutados por el paramilitarismo, que se ensañó sobre los pobladores de las riveras del Atrato y particularmente contra los habitantes de este municipio».

Alape expresó la voluntad de la guerrilla para lograr la paz, recalcando que este tipo de hechos no pueden repetirse: «nuestra voluntad de paz para Colombia es total y en esa dirección hemos desarrollado gestos unilaterales y medidas de desescalamiento para evitar nuevas victimizaciones por razones del conflicto».

Reiteró el impacto que este hecho tuvo en el grupo guerrillero «hace trece años que pesa en nuestros hombros el dolor desgarrador que les afecta a todas y a todos ustedes, hemos reconocido el hecho y reafirmamos un hondo pesar por el resultado nunca buscado ni querido;cargamos un peso angustiante que hiere el corazón de toda la guerrilla desde ese fatal desenlace que sigue retumbando en la memoria de todos».