Después de una larga batalla judicial, esta gran familia logró su objetivo. Se trata de una resolución sin precedentes en el país norteamericano.

La curiosa historia de una familia norteamericana se hizo viral hace algunos días en las redes sociales luego de que la justicia estadounidense, dictara una resolución sin precedentes históricos.

La historia que hoy es mundialmente conocida, comenzó hace 17 años cuando dos hombres, llamados Ian Jenkins y Alan Mayfield, se conocieron y comenzaron un noviazgo. Luego de nueve largos años de relación, la pareja conoció al que sería el tercer integrante, Jeremy Allen Hodges y decidieron dejar a un lado los prejuicios, para iniciarse en esto, que en la actualidad conocemos con el nombre de poliamor.

Con el paso del tiempo, la relación que conformaban estos tres hombres fue creciendo y con ella, el deseo de ser padres. Las opciones que manejaban, era a través de un vientre subrogado y un donante de esperma, pero continuamente surgían nuevos obstáculos legales, por no tratarse de una familia normada y tradicional.

A pesar de ello, consiguieron sobrellevar el proceso, pero cuando nació Piper, su primera hija que actualmente tiene ya 3 años, tuvieron que soportar algunos cuestionamientos por parte del Estado estadounidense que luego impedía registrarla con el apellido de sus tres padres.

Poliamor: tres hombres fueron reconocidos como los padres legales de sus  dos hijos - ElDoce.tv

Finalmente, decidieron acudir a la Corte Suprema de los Estados Unidos. En una entrevista que brindaron al periódico HuffPost, Jenkins, uno de los padres manifestó:“Todos dimos testimonios llenos de lágrimas sobre por qué necesitábamos ser padres. Se podía ver la emoción en el rostro del juez. Miró todas las opciones que tenía delante y encontró una manera de utilizar las leyes existentes para darnos el primer certificado de nacimiento de este tipo en cualquier lugar”

Después de una larga batalla judicial en la que fueron reconocidos por igual como padres, Ian, Alan y Jeremy tuvieron a su segundo hijo llamado Parker (1 año y dos meses de vida).

Vivir y dejar vivir, amar y dejar amar. ¿De eso se trata no?