Por: Lola Portela

«Juntos vamos a determinar retos, a confrontar dificultades…»

«Hoy no estamos transfiriendo el poder, hoy estamos dando el poder a ustedes: el pueblo».

«Los políticos prosperaron, pero las empresas cerraron… eso cambiará».

Le habló al corazón de las familias en dificultades: «es su momento les pertece a ustedes. Éste, los estados Unidos es su país».

«Lo que importa es que el gobierno sea controlado por la gente».

«Los hombres y mujeres de este país ya no serán olvidados».

«Los estadounidenses quieren buenos colegios, barrios seguros, y buenos trabajos, y lo van a tener».

«La Nación existe para servir».

«Somos una nación y su sueño es nuestro sueño».

Se ve un juramento de lealtad a su pueblo:

«Gastamos millones en el exterior».

«La riqueza ha sido sacada».

«…Una nueva visión, únicamente estados unidos primero».

 

Llega un hombre visionario y dispuesto a proteger a su pueblo, a trabajar por la seguridad  y el progreso de su gente. «Yo lucharé por ustedes, pelearé por ustedes y nunca los voy a deseccionar».

«Vamos a contruir nuevas rutas, nuevas vías, aéropuertos… «Vamos a construir nuestro país, con estounidenses».

 

«Nosotros brillaremos, para que nos sigan».

 

«Vamos a erradicar el terrorismo islámico».

 

«Cuando la gente de Dios vive junta, alcanza logros».

 

«Protegidos por Dios. Pensar en grande y soñar en grande».

 

«No aceptar a los políticos que sólo hablan y no hacen nada».

 

«No hay ningún reto que no se pueda lograr».

 

«Llega la hora de la acción».

«Todos tenemos la misma sangre roja de los patriotas».

«Ustedes nunca serán ignorados de nuevo.

Haremos que Estados Unidos sea grandiosa».

Mi conclusión: el nuevo presidente deja un mensaje nacionalista y donde Dios es el protagonista de esos cambios. Es un mensaje proteccionista, y lleno de optimismo, para un pueblo, fuerte en el exterior, pero con muchos problemas internos y estados olvidados,  debilidades sociales internas que urgen ser atendidas.  Creo que el éxito para Estados Unidos inició. Políticamente ordenar y valorar los miembros de la casa es muy importante, para reconstruir, para reestablecer valores y lograr la unión. Que se traducirá  en mayor fuerza estadounidense.

La  fuerza proviene de la unión de un pueblo, próspero, con mayores oportunidades, confiado en su mandatario y  con orgullo nacionalista.  Y creo que es por lo que trabajará el nuevo presidente de los Estados Unidos. Los críticos internacionales y los políticos tradicionales, no van entender este accionar.

Concluyo por sus sencillas palabras que el Presidente Trump llegó para servirle a su pueblo, como lo debe hacer un político. No para crecer, engañar y jugar doble.

Aquí mostró lo político y lo antipolítico de su personalidad. Y desde mi orilla, le auguro ser un presidente polémico y amado por muchos del pueblo.

7:00

CORRUPCIÓN EN TONOS VERDES

Por: Lola Portela.

Hoy se espera que llegue el presidente de Colombia Juan Manuel Santos al departamento del Amazonas.   Y como ciudadana de mi país y periodista que trabajó por y para esa región debo decir que el abandono evidente, para propios y extraños, en la región se vive en la salud, la educación, en la falta de oportunidades laborales. El departamento orgullo nacional, no cuenta con acueductos, ni alcaltarillados.

 

La cultura y el deporte arañan presupuestos para mostrar la grandeza y el talento de sus nativos. Sin embargo, la raíz de estos males no está en el gobierno central. Está en los gobernantes que ha tenido, durante años, el departamento. La corrupción se come cualquier presupuesto y voluntad política de los pocos correctos que han logrado llegar al poder allí.

 

Lo triste es que muchos se tapan con la misma cobija sucia por la ambición desmedida, individualista y corrupta.  Mientras el indígena, el nativo amazonense sigue viviendo en siglo XVIII. Y hasta contaminando el gran río Amazonas, que de seguir siendo una cloaca humana terminará por desaparecer.

 

Los pocos  legisladores correctos llegan al poder prometiendo y soñando cambios. Y hasta logran asignación y aumentos presupuestales, pero cuando éstos, grandes capitales, tocan terreno amazonense, pareciera como si la manigua se comiera los dineros, destinados para brindar cambios sociales al indefenso pueblo amazonense, que ignora esos ingresos, simplemente porque nadie les da cuenta de cuánto entra realmente al departamento y mucho menos en qué se usa ese presupuesto.

 

Es tan insólito como la apropiación de funcionarios públicos que creen que, por llamarse público, ese dinero les pertenece. Presidente Santos el cáncer de Colombia es la corrupción, la falta de voluntad política, entendida como el deseo de servir, sin robar a los colombianos, que para el caso del Amazonas es lo mismo. Claro qué decir frente a electores que eligen a sus políticos mediante el voto comprado. Tal vez ignoran que ese dinero que se paga en campaña lo conseguirán o recuperarán multiplicado con el dinero del progreso asignado para la región. Y es que allí comienza el cartel de la corrupción, en quien vende, por un mercado, un pollo, unas monedas su derecho al reclamo: el voto.

 

En mi bello Amazonas, como pequeñas estrellas en oscuro firmamento, conocí grandes hombres y mujeres que luchan por el cambio. Sin embargo, esa transformación se da barriendo, moviendo y sacudiendo la casa sólo así brillará de verde puro tan mágico lugar.