Después del comentario de esta tarde realizado por el líder del equipo negociador de las FARC, Iván Márquez, tildando la fecha del 23 de marzo para la firma de los acuerdos como «ingenua«, el Ministro del Interior Juan Fernando Cristo respondió que el gobierno tiene toda la voluntad de cumplir con este plazo (ver Insistir en el 23 de marzo como fecha límite de los diálogos es una ingenuidad: Iván Márquez).

«La fecha del 23 de marzo no se la inventó el presidente Santos, es fruto de un acuerdo del presidente con el jefe máximo de las Farc y el Gobierno tiene toda la decisión toda la voluntad política y todo el ánimo de terminar las negociaciones el 23 de marzo o antes, y esperemos que las Farc estén en ese mismo proyecto”, sostuvo.

Y es que el Gobierno en realidad está poniendo el acelerador al tema, evidente con los adelantos que ha realizado para implementar las zonas de concentración de las FARC para el proceso de Desarme, Desmovilización y Reinserción de los miembros guerrilleros. Precisamente, las sesiones extra que convocó en el Congreso tienen como fin otorgarle a Santos las facultades especiales para cumplir con este objetivo (ver Santos suspendería órdenes de captura contra guerrilleros rasos a través de facultades especiales).

De esta manera, en menos de 70 días el Gobierno y las FARC deben acordar el cese bilateral, la dejación de armas, la desmovilización, la implementación de los acuerdos y refrendación. Ninguno de estos temas sencillos, al estar las FARC en contra de entregar las armas al Estado, de aceptar la verificación de dejación de armas por la ONU, e incluso del plebiscito como mecanismo de refrendación.