Corte Suprema de Justicia ratificó condena de 29 años por falsos positivos en contra del mayor del Ejército Francisco Chilito Gualtero.

Para el tribunal los argumentos de la defensa eran insuficientes para anular el fallo en contra del militar, condenado por participar en la presentación de dos hermanos como guerrilleros fallecidos en combate en 1993.

En este sentido, la Corte ratificó que la evidencia permitía inferir la responsabilidad del mayor en las ejecuciones de los hermanos, con base en informes que demuestran que el combate alegado por el procesado no se registró.

Lo anterior implicaría una falsedad en documento debido a que los subordinados de Chilito Gualtero aseguraron que el combate sí se dio.

Así mismo, la Corte ratificó los resultados de la investigación de la Fiscalía respecto al conocimiento directo del mayor (en ese momento subteniente) de la retención de las víctimas en contra de su voluntad por la Brigada No. 2.