Debido a la persecución de la oposición, el asesinato del candidato de Acción Democrática (AD) Luis Manuel Díaz, y las acusaciones realizadas principalmente por la activista Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, el régimen de Nicolás Maduro se ha convertido en una preocupación regional prioritaria.

Frente al contexto antidemocrático que atraviesa Venezuela se han pronunciado varias figuras internacionales haciendo un llamado al respeto de los DD.HH., de la oposición y de la democracia. Entre estas figuras críticas se encuentran, además de la oposición interna, intelectuales latinos y españoles, Luis Almargo (Secretario General de la OEA) y ahora la Comisión Interameriacana de Derechos Humanos – CIDH (ver Luis Almagro vs. Gobierno Maduro: la falta de democracia“No es ser basura, Señor Presidente Nicolas Maduro condenar el asesinato de un político”: Luis Almagro,  Incrementan acusaciones y demandas al régimen de Maduro por democracia).

Y es que la CIDH emitió un comunicado solicitando al régimen Maduro tomar medidas para frenar la escalada de violencia que se está viviendo en Venezuela debido presuntamente a las elecciones a la Asamblea el 6 de diciembre. El comunicado reza «la CIDH manifiesta su profundo repudio y preocupación por la escalada de la violencia política en Venezuela y llama al Estado a tomar medidas contundentes para investigar, procesar y sancionar a los responsables de este asesinato y para garantizar que el derecho de asociación y libertad de expresión de todos los sectores políticos de Venezuela pueda ejercerse libre de violencia y hostigamiento.»

De igual forma, resalta la clara escalada de violencia y las amenazas que esta implica para el estado de derecho. Sostiene que «en el 2015 la CIDH ha registrado un aumento en las detenciones, agresiones y amenazas, inhabilitaciones y declaraciones estigmatizantes contra de líderes de la oposición, defensores de derechos humanos y periodistas. La Comisión reitera lo ya advertido al Estado de Venezuela que expresiones de intolerancia política u otra índole, no solo son contrarias a la plena vigencia de los derechos humanos y el estado de derecho, sino que además pueden ubicar a un sector de la población en una posición de mayor vulnerabilidad y riesgo a ataques contra la vida como el sucedido el pasado miércoles con el asesinato del dirigente de la oposición Díaz.»

El Gobierno Maduro reaccionó como siempre alegando que todas las acusaciones realizadas en su contra responden a una campaña internacional liderada por el imperialismo que busca afectar su mandato. En este sentido,  la misión de Venezuela ante la OEA respondió a través de una nota que «no es coincidencia que la interpretación arbitraria y maliciosa de la CIDH se emita en vísperas de las elecciones legislativas. Este comunicado evidencia la estrategia de sectores y actores nacionales e internacionales dirigida a desconocer el resultado de las elecciones y generar un clima de zozobra y violencia en la población venezolana».

Agregaron que «el Gobierno bolivariano alerta una vez más que estamos enfrentando una campaña internacional que pretende legitimar las acciones violentas de la derecha extrema nacional e internacional que atentan contra la democracia venezolana».

Estas críticas continuarán y el 7 de diciembre será un día clave para evidenciar la reacción del régimen Maduro, ya sea a un triunfo o a un fracaso, y en este sentido, de la comunidad internacional.

Texto completo de comunicado de la CIDH

CIDH condena asesinato de dirigente de oposición Luis Manuel Díaz en Venezuela

1 de diciembre de 2015

Washington DC. – La CIDH condena el asesinato de Luis Manuel Díaz, secretario general del partido opositor Acción Democrática en el Estado de Guárico, Venezuela.

Según información de público conocimiento el dirigente de oposición fue asesinado a balazos en la noche del miércoles 25 de noviembre en Altagracia de Orituco durante un acto de campaña electoral para las elecciones parlamentarias del próximo 6 de diciembre en Venezuela.

La CIDH manifiesta su profundo repudio y preocupación por la escalada de la violencia política en Venezuela y llama al Estado a tomar medidas contundentes para investigar, procesar y sancionar a los responsables de este asesinato y para garantizar que el derecho de asociación y libertad de expresión de todos los sectores políticos de Venezuela pueda ejercerse libre de violencia y hostigamiento.

En el 2015 la CIDH ha registrado un aumento en las detenciones, agresiones y amenazas, inhabilitaciones y declaraciones estigmatizantes contra de líderes de la oposición, defensores de derechos humanos y periodistas. La Comisión reitera lo ya advertido al Estado de Venezuela que expresiones de intolerancia política u otra índole, no solo son contrarias a la plena vigencia de los derechos humanos y el estado de derecho, sino que además pueden ubicar a un sector de la población en una posición de mayor vulnerabilidad y riesgo a ataques contra la vida como el sucedido el pasado miércoles con el asesinato del dirigente de la oposición Díaz.

En vísperas de las elecciones parlamentarias, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos llama al Estado de Venezuela a garantizar un clima de libertad y seguridad para quienes participan en actos políticos como parte de su derecho a vivir en una democracia respetuosas del Estado de Derecho con plena vigencia de los derechos humanos.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan a sus países de origen o residencia.