Carlos Franco es el profesional víctima de un ataque a la libertad de prensa; el alcalde de Baranoa y la FLIP rechazaron las agresiones de los que fue víctima el comunicador.

De apedrear las casas de los contagiados de coronavirus en 2020, a romper los vidrios de periodistas que, recientemente, denunciaron fiestas clandestinas en medio del tercer pico de covid-19 en Colombia. Este es el caso del periodista Carlos Franco, quien sorprendió a la opinión pública al revelar que le estropearon su hogar, luego de exponer a unos ciudadanos que incumplieron lo decretado por la Alcaldía.

Los hechos ocurrieron en Baranoa, Atlántico el pasado domingo 18 de abril, cuando el gobierno local decretó algunas medidas para frenar la propagación del virus. El comunicador, quien se desempeña como director de CF News Baranoa Noticias, denunció la fiesta clandestina en dicho municipio atlanticense y las represalias en su contra no se hicieron esperar.

En su Facebook, Franco publicó un video en el que relata que, tras su denuncia, recibió amenazas por WhatsApp y luego lo llamaron para pedirle que borrara el video en el que exponía a los infractores. Esta información fue corroborada por la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip).

Luego de la denuncia, dice Carlos, ese domingo a eso de las 11:00 p.m. recibió una visita inesperada en su hogar de personas que arrojaron piedras hacia los vidrios e intentaron tumbar la reja para entrar a su casa.

El comunicador viralizó su denuncia y también publicó un video en la cuenta de Facebook del medio que dirige editorialmente en el que alertó sobre las conminaciones de las que fue víctima.

En el siguente enlace la denuncia https://www.facebook.com/Chuzonotas/videos/444481450188367

Más adelante, culpó de los hechos a unos hombres, habitantes de Baranoa, y cuyo apellido es Maldonado; para ratificar su denuncia, el hombre señaló que posee varias grabaciones en las que se observa que la Policía intervino para detener la ‘parranda’.“Mi familia está arriba. Está nerviosa. Está llorando (…) Lastimosamente hemos llegado a este extremo de que señores que aquí en este municipio han construido cierto dinero lleguen a atentar contra la integridad de una familia”, expresó el periodista.

Por otro lado, Carlos Franco aseguró que el alcalde del municipio atlanticense, Roberto Celedón, ya conoce la denuncia y por eso la FLIP tomó cartas en el asunto. Por temor a más represalias en su contra, el comunicador borró el video en el que denunciaba la fiesta clandestina que ocasionó ser víctima de amenazas físicas y escritas. Sin embargo, en la cuenta de Facebook de CF Noticias se encuentra la denuncia del director.

“El momento crítico que vivimos nos conmina a salvaguardar y preservar la vida. Las medidas de orden público que decretamos son precisamente para eso y tanto las restricciones como la libertad de prensa se respetan”, escribió el alcalde Celedón, quien solicitó, además, intervención de la fuerza pública en beneficio de Franco.

Aunque el panorama pintaba lúgubre para Carlos, este lunes recibió una buena noticia: la Policía capturó a Donovan Maldonado Blanco, Hailer Maldonado Blanco, Cedavid Reales Blanco, David Reales Blanco y Keiner Ortiz Durán, presuntos responsables de los ataques a piedra y con textos hacia el director del medio regional.

“El periodista Franco afirmó que él es el único periodista cubriendo temas relacionados con el covid-19 dentro del municipio. Que se intente silenciar a este medio implica que la ciudadanía va a tener menos oportunidades de acceder a noticias relacionadas con su realidad local”, expresó la FLIP en un comunicado en el que aseguró que atacar a los periodistas por informar es limitar la libertad de prensa.

Igualmente, en otros apartes del comunicado, la organización solicita a la Unidad Nacional de Protección evaluar el riesgo al que está sometido el periodista y a la Fiscalía investigar los ataques.

INFOBAE