Luego de los combates que se presentaron entre el Eln y el Clan del Golfo los cuales originaron el desplazamiento masivo de cinco comunidades sobre el río Sipí, un afluente del San Juan, sur de Chocó, fue convocado un comité de justicia transicional por las alcaldías de Istmina y Siní.

En dichos comités se habla sobre la coordinación política pública y la atención a las víctimas. Además, asisten delegados de las administraciones municipales y departamentales.

No obstante, en el encuentro que se llevó a cabo el pasado 24 de febrero con presencia de representantes de comunidades y el Ejército tomó un tono polémico luego de las declaraciones del mayor Jorge Arévalo Cardoso, que según El Espectador se refirió al frente Jairo de Jesús Durango del Clan del Golfo, indicando que “con entrenamiento, teniendo en cuenta que en su mayoría son reservistas o soldados profesionales retirados, y la estrategia utilizada por este grupo ha sido enviar a prestar servicio a sus futuros combatientes y una vez terminen el servicio militar ingresan a la estructura armada, como también soldados profesionales que se retiran de la fuerza”.

De hecho, a la declaración del mayor se le suma la de varios actores que manifestaron su preocupación porque según ellos el Ejército solo muestra resultados contra el Eln y no contra las estructuras del Clan del Golfo.

“En los caseríos saben quiénes son unos y otros, y los ven juntos, en Puerto Meluk están juntos unos y otros, en los ríos están los retenes, que ellos llaman ‘puntos’, entonces el Ejército sabiendo dónde están, ¿por qué no hace nada?” indicó el sacerdote Albeiro Parra al Espectador agregando además que, “Ese es el miedo que tienen ellos, que Otoniel hable y diga cuáles son los altos mandos que están en alianza con ellos. Son verdades que nadie quiere decirlas, ni dar testimonio”.

Vía Agencia Api