Por Manuel Enriquez Rosero

Presidente de la Comisión de Etica del Senado

@mersenado

Muchos son los interrogantes, las estrategias y los análisis que se escuchan desde todos los sectores de la sociedad colombiana, sobre el impacto de la corrupción dentro y fuera del Estado, a poco menos de dos meses de terminarse el año 2016. Un fenómeno en 4 puntos el Producto Interno Bruto, dejando un saldo en “rojo” de 20 billones de pesos, que entre otros efectos, a motivado al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, no solo a lanzar una cruza en los 32 departamentos del país, sino a presentar una reforma tributaria al Congreso para fortalecer las finanzas públicas.

Un estudio de orden legislativo, que ocupará las últimas semanas del periodo de sesiones ordinarias, pero que as u vez motivo a las Comisiones de Etica del Congreso a presentar un proyecto de ley, que adiciona una articulo nuevo a la ley 668 de 2001, que sentó las bases de la conmemoración del 18 de agosto, -en homenaje al Fundador del Nuevo Liberalismo Luis Carlos Galán- de visibilizar el trabajo de las entidades del Estado, frete a la corrupción, que deja a su paso pobreza, desempleo y atraso en el propósito del Gobierno de elevar la competitividad de municipios y departamentos, bajo el marco de un proceso de paz con las Farc, que abre la puerta a un nuevo escenario de los entes territoriales, que de entrada deben potencializar sus recursos humanos y naturales.

De allí, la importancia de la tarea legislativa emprendida por las Comisiones de Eitca del Congreso (Senado y Cámara) de cerrar filas en defensa de los recursos públicos –que pertenecen a todos los colombianos- a través de una ley, que reconoce y otorga beneficios –en particular a los jóvenes- para que sean protagonista de la lucha contra la corrupción de manera individual y colectiva.

Este grupo poblacional, podrá acceder incentivos a través de la medalla Luis Carlos Galán y Pedro Pascasio Martínez, de adelantar estudios de pregrado y posgrado –con becas-, así como tener un estudio preferente en el estudio de vivienda. Será un ejercicio con convocatoria pública y transparente, con el objetivo de crear la cultura de la legalidad y trasparencia, que originará un alto valor agregado para quienes la obtengan, sus familias y su entorno.

Si bien la corrupción es un “cáncer” del siglo XXI y existen muchos estudios alrededor de su impacto y repercusión, el paso dado por las Comisiones de Etica del Congreso, le sale al paso y llega en un momento justo para el Estado, que debe fortalecer su misión institucional y acercarse a las regiones. En una palabra, a edificar la paz, con y, para  la gente. A propósito de este comentario usted que piensa. E mail manuelsenado@hotmail.com

.