La crisis total de un Gobierno produce un vacío muy peligroso. La falta de legitimidad genera desempleo, pobreza, inseguridad y altos flujos de migración. Ese es el caso de Venezuela y sus ciudadanos, que un número superior a 1 millón pasaron la frontera con Colombia con el propósito de encontrar una nueva oportunidad para sus vidas.

En medo de este escenario de desintegración familiar, de dolor y de mucho llanto, Juan José Morales, un hombre de unos 33 años de edad, que maneja casas de publicidad hace 10 años en caracas, relata que observó con impotencia como su país se “cayó como un castillo de naipes, en el Gobierno del presidente Hugo Chávez y de su sucesor Nicolás Maduro. A este último, no duda, en lanzarse palabras de grueso calibre por su culpabilidad ante la crisis, fruto del narcotráfico y la corrupción –a gran escala-

Tan grave es la frustración de los venezolanos inmigrantes, que no ha día que no recuerden lo que dejaron atrás. Muchos de ellos, se reúnen en el Sistema de servicio Público Transmilenio en la ciudad de Bogotá, donde la mano de su esposa e hijos, piden ayuda monetaria. Incluso oportunidades de trabajo y alimentos.

“Que se vaya el régimen de Maduro y sus secuaces”, dice con rabia Morales mirando el cerro de Monserrate –uno de los lugares emblemáticos de la capital colombiana en materia religiosa- mi país vive en medio la pobreza y la inflación. Lo poco que percibo en dinero, lo destino para pagar un cuarto y, comer y girar a los familiares que tengo en Venezuela.

Para este CIUDADANO LA única forma que Venezuela salga de la crisis económica y social es que el régimen de Maduro salga del poder. “El Gobierno debe parecerse al sistema inmunológico del ser humano. Un Jefe de estado debe exhibir índices de aprobación de gestión superior al 50 por ciento. Maduro no llega ni al 5 por ciento. Además, con un salario mínimo de 1 dólar, que se puede esperar”, sostiene

“La caída libre a la crisis total inicio un día de elecciones, cuando nos creíamos la propuesta de Hugo Chávez. Cuando quisimos despertar ya era demasiado tarde”, advierte Juan José Morales, que mantiene la esperanza de regresar a su país, cuando este etapa de “oscuridad” de Venezuela termine. “Es lo que más le pido a Dios. Este desastre no puede ser para siempre”

Los sufridos habitantes de Venezuela .en en el interior y exterior- están pidiendo que la comunidad internacional actúe antes de finalizar el años 2020, para que la democracia regrese a su país. Para que se abra la puerta aun período de transición de elecciones libres. “La hoja de ruta debe ser consenso, acuerdo, armonía y el regreso del estado. De la institucionalidad”, subrayó Morales en diálogo con Politika.com,.co con café colombiano en la mano.