Cartagena El Fondo Monetario Internacional (FMI) puso a disposición de Colombia una línea de crédito flexible por US$11.000 millones, para  cuando la requiera, pero más importante aún, constituye una garantía frente a los otros organismos internacionales como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y CAF, que son quienes prestan directamente para el desarrollo.
Así lo reveló la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en su encuentro con el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, en Cartagena, antes de participar en el evento de la firma de la paz que se llevó a cabo en la Heroica.
Lagarde apuntó: “Creemos que la paz es pagable y que debe ir de la mano de la estabilidad macroeconómica y la sostenibilidad fiscal. Las autoridades económicas de Colombia tienen una fuerte trayectoria en esta materia y esa es la razón por la que la Junta del Fondo Monetario Internacional ha aprobado una línea de crédito flexible para el país”.
Sobre el uso de estos recursos, explicó Cárdenas: “Es una línea de apoyo, no es un crédito que se desembolsa de inmediato sino que se hace cuando el país lo requiera. Pero constituye una base sobre la cual se genera confianza para que otras entidades y otros organismos multilaterales nos presten. Por eso luego tenemos una reunión con el presidente del Banco Mundial, que es el que presta para el desarrollo, para el postconflicto”.
Sobre su presencia en Colombia, Lagarde comentó: “Estamos aquí para representar a la comunidad internacional en el frente económico y continuaremos nuestra alianza con el Gobierno colombiano, para el beneficio de todos los colombianos”.
En su evaluación de la economía colombiana, la Directora Gerente del Fondo destacó que el país es uno de los pocos que ha introducido las reformas estructurales correctas, y que confía que lo seguirá haciendo, “las que son necesarias para ser fiscalmente responsables”, agregó.
Por último Lagarde comentó que desde el FMI ven el proceso de paz como un gran impulso para el desarrollo de Colombia con inversiones adicionales y “más confianza en el país” que ahora generará “más certeza y previsibilidad”.
El ministro Cárdenas calificó la visita como un voto de confianza al país: “Esa opinión positiva (de Lagarde), asertiva sobre los beneficios económicos de la paz, es importantísima para Colombia porque es una forma de que nos escuchen en los escenarios económicos mundiales, en los centros donde se toman las principales decisiones de inversión”
Complementó el titular de las finanzas públicas  que el respaldo internacional va a ser fundamental para asegurar que Colombia cuente con el financiamiento suficiente para llevar a cabo una gran cantidad de inversiones, entre las que están como tareas pendientes el desarrollo de las zonas rurales, en la economía campesina. “Tenemos que construir una economía que al mismo tiempo permita que esas brechas, esas diferencias que existen en los niveles de vida, entre el campo colombiano y las ciudades se pueda cerrar” sentenció Cárdenas.