El departamento alcanzo solo dos representaciones por las Curules de Paz y con esto se espera comenzar un nuevo camino para las victimas en el departamento de Antioquia.

Las dos representaciones que tendrá el departamento son:

John Jairo González Agudelo, el es un líder representativo de Briceño (Antioquia), quien lidera un emprendimiento de café. En el pasado fue desplazado de su vereda y se asentó en el casco urbano de ese municipio, por lo cual se postuló por la Asociación de Desplazados de Briceño y ha estado en la Mesa de Víctimas del municipio, de la cual fue su presidente hasta el año pasado. Además, es integrante de la mesa departamental de víctimas de Antioquia. Esta circunscripción cubre 13 municipios del Bajo Cauca antioqueño, del norte y del nordeste del departamento.

De otro lado una mujer en Antioquia también alcanzó a llegar al Congreso por las Curules de Paz y es:

Karen Juliana López Salazar, odontóloga, se quedó con la curul de paz de esta región de Antioquia a través del movimiento Yo Soy Urabá, cuando la Registraduría ha informado el 96,59 % de las mesas, con más de 5.500 votos. La ganadora para la Cámara de Representantes ha sido fuertemente criticada por el origen de los dineros con los que financió su campaña, en la que se le vio haciendo eventos públicos, con comunicadores y jefes de campaña, entregando camisetas, gorras y patrocinando concursos con montos de siete y cinco millones de pesos. Esto, pese a que el Estado nunca giró los recursos destinados a la financiación de las campañas de los candidatos a las curules de paz.