Mediante resolución (2175 DE 2018), la CAR Cundinamarca dejó en firme y revocó la licencia ambiental otorgada por la Corporación en 2014 a la sociedad Cementos Tequendama S.A. para la explotación de arenas silíceas en la vereda Chitiva Alto del municipio de Suesca, Cundinamarca.

La razón a la revocatoria responde a dos argumentos: en primera medida, según la resolución de la CAR, la sentencia de Recuperación del Río Bogotá, ratificada por el Consejo de Estado el 28 de marzo de 2014, sostiene que “la Corporación debe revocar o suspender las licencias, títulos, permisos, autorizaciones o concesiones para el uso y aprovechamiento de los recursos naturales renovables y de medio ambiente en las zonas de exclusión, dentro de los tres meses siguientes a la entrada en vigencia del acto administrativo, por medio del cual el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible – MADS determine las zonas compatibles con la minería en la Sabana de Bogotá”.

De este modo y tras dos resoluciones del MADS (2001 de 2016 y 1499 de 2018,) donde se determinan las zonas compatibles para minería en la Sabana de Bogotá, la explotación de arenas silíceas, actividad desarrollada por Cementos Tequendama S.A. en 15 hectáreas, no está autorizada.

En el área de explotación tampoco aplica la imposición de un Plan de Manejo, Restauración y Recuperación Ambiental, toda vez que el área no está intervenida y no está autorizada ninguna actividad de explotación minera en esa vereda en virtud de esa licencia que se otorgó en el pasado”, confirmó Juan Camilo Ferrer, director Jurídico de la CAR Cundinamarca.