Dicta además inglés y pide que le paguen con cinco libras de arroz, treinta huevos o cuatro bolsas de leche. Hace parte de un grupo de trueques y artículos que ya tiene mas de 32.000 integrantes.

El pasado 17 de septiembre, en una de las principales redes sociales, se creó un grupo de trueques para intercambio de objetos. Es cerrado, solo funciona en Bogotá no se permiten transacciones en dinero, ni venta de bienes y servicios. La idea fue de Jimmy Rueda Alarcón y Alexander Báez un diseñador de interiores. 

La pandemia de Covid-19 ha revivido en Colombia, esta práctica que se remonta al periodo neolitico. En el año 6000 a.C en Mesopotamia lo usaron como actividad comercial, luego los fenicios y babilonios.

En el país se tiene registro de esta práctica entre los muíscas cas. Algodón, sal y hasta plantas alucinógenas eran los productos de intercambio.

Pocos días habían transcurrido desde que se decretara el primer confinamiento en Colombia cuando, los mandatarios de Cundinamarca, Fredy Hernandez, alcalde de Villeta y Nelson Javier Torres alcalde de Villapinzon hicieron el primer trueque. 105 bultos de papa por 56 cajas de panela.

El ejemplo lo siguió el alcalde de Ubaté Jaime Torres, quién envió 4.000 unidades de yogurts y varios miles de litros de leche a cambio de 1.800 panelas a su homólogo de Útica.

SECRETETARIA
Viviana Pulidoespecialista en Gestión social y ambiental de la Universidad UDCA y secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural de Cundinamarca.

Así arrancó el trueque con alimentos en plena pandemia. La secretaria de Agricultura de Cundinamarca, Viviana Pulido continuó impulsando el esquema entre mandatarios.

Meses después, Rueda y Báez decidieron adoptar el esquema de intercambio de productos. El grupo ya cuenta con 32.711 integrantes con un crecimiento exponencial, solamente en la última semana ya se han sumado 8.015 nuevos cambistas de artículos.

Mediante la iniciativa se ofrece de todo. Desde guitarras eléctricas, hasta galones de plástico, máquinas de cortar tela, video beam, aros de luz, termos, prendas de vestir, secadoras a gas, carros para salchipapas y muchos tatuajes.

Sin embargo, uno de sus integrantes ha llamado poderosamente la atención por su propuesta de trueque.

“Cambio clases de matemáticas e inglés por arroz, huevos etc”, escribió el profesor quien se identifica como Luis Mendoza, tres días después de unirse al grupo.

huevos
Alimentos recibidos por cada clase dictada. El trueque de treinta huevos se da por una clase de inglés.

De inmediato, recibió 48 comentarios en los que  le preguntaron desde qué nivel de inglés tenía y cuales eran sus referencias. No faltaron otros miembros del grupo que le remitieron ofertas laborales.

Y otros que aplaudieron la propuesta, “esa es la forma correcta, Dios lo bendiga y le provea un buen empleo” afirmó Glendys Bolívar.

Por su parte Andrés Ramos le envió un emotivo mensaje ofreciéndole que le podía brindar un plato de comida.

Otro internauta llamado Vanic Hanna indicó, “me gusta su actitud quiero ayudarle y usted a mi. Necesito aprender inglés. Cómo lo contacto”, amablemente el docente le remitió su número de celular.

Al ser preguntado por la Agencia de Periodismo Investigativo, API por su iniciativa, aclaró que no lo hace porque tenga problemas económicos, sino como una herramienta para darle alternativa a aquellas personas que necesitan estas clases pero no tienen efectivo, pues en otras oportunidades cuando él ha cobrado la hora a $20.000 hay gente que no ha podido pagarlas. 

CLASE
Por la alerta roja que se decretó en Bogotá, las clases volvieron a la virtualidad en jardines y colegios de la capital.

“Entonces pueden pagar con 5 libras de arroz o con 30 huevos o con 4 bolsas de leche”, indicó el docente. 

El profesor también es integrante de empleos Bogotá desde el 1 de enero de 2020 y allí ofrece clases también de Física.  “Ayudo a hacer tareas de matemáticas, física e inglés”.

Reiteró que se trata de una propuesta para ayudar a las personas que no cuentan con efectivo y para buscar otras formas de pago.

Prefiere que su actividad se mantenga en el entorno de los trueques, cuando se le preguntó sobre su trayectoria académica y laboral, y otros detalles de sus vínculos con la red de trueques puntualizó, “tengo que irme a dictar una clase, por favor comprenda que me tengo que ir a trabajar”.

Vía API Agencia de Periodismo investigativo