El Procurador saliente, Fernando Carrillo, afirmó que hubo actos de corrupción al interior de la Procuraduría General de la Nación. 

Según Carrillo, se descubrió a un grupo de personas al interior de la Procuraduría que cometían actos de corrupción aprovechándose de sus cargos allí. 

«Estamos tratando de desmontar una mafia al interior de la Procuraduría que se encargaba de cambiar los fallos”, afirmó el funcionario en sus últimas horas en este cargo.

Carrillo dijo que estas personas, de las cuales se reservaba el nombre de los implicados, eran encargados de redireccionar y engavetar varias investigaciones que habían en curso. 

El procurador afirmó que por temas de pandemia del coronavirus en el país, se ralentizó las investigaciones pertinentes que debían estar acompañadas de la Fiscalía General de la Nación. 

Las declaraciones de Carrillo a Caracol Radio, prendió una cadena de cuestionamientos en su contra porque, como jefe del Ministerio Público no lo denunció a tiempo, y sale a decirlo cuando se va y sin dar nombres propios.

¿Por qué no lo hizo público cuando tenía tiempo? ¿Por qué no fue transparente ni conocemos qué procesos pudieron comprometerse?”, precisan algunos de los comentarios en redes sociales.

El procurador que se va dejó entrever lo que seguramente se destapará, como la apertura de procesos que habían sido resueltos, solo con el fin de suspender funcionarios o servidores públicos para favorecer intereses políticos en las regiones.

Muchas de esas actuaciones, se hicieron a finales del año 2020, en las postrimerías de su liderazgo en la Procuraduría para cumplir favores políticos en regiones como Córdoba, precisaron otros comentarios en redes sociales.

A Carrillo Flórez, le quedaron pendientes casos como el caso de las exministras Gina Parody y Cecilia Álvarez, las mismas que tienen graves indicios y sindicaciones de su participación en el escándalo de Odebcrecht y que pasaron de agache en esta Procuraduría.