Así lo dio a conocer este martes Humberto Mendoza, secretario Distrital de Salud, quien indicó que los jóvenes y adolescentes son los mayores vectores de contagio.

El secretario Distrital de Salud de Barranquilla, Humberto Mendoza dijo este martes que la ocupación de camas UCI en la ciudad llegó a un 81%, pero que solo el 52.2% corresponde a la ciudad y el otro porcentaje corresponde a pacientes de otros municipios y departamentos de la Región Caribe.

“Barranquilla arranca esta semana con una ocupación de camas UCI del 81%. De esa cifra, el 52.2% corresponden a Barranquilla, 25.4% de otros municipios y departamentos de la Región Caribe. Fuertemente municipios como Soledad, Malambo, Santa Marta y Ciénaga. Esperamos que haya medidas de control en la región. Seguiremos dando apoyo a la región, pero hemos convertido camas generales a COVID, hemos suspendidos las cirugías no vitales para privilegiar y disminuir esas UCI no COVID. Eso tiene unas implicaciones en la prestación del servicio, pero finalmente lo que queremos es proteger el acceso del ciudadano barranquillero sin descuidar el apoyo que le debemos dar a la región”, afirmó Mendoza.PUBLICIDAD

“Esa falsa sensación que expresa el mundo, Colombia, la Región Caribe y Barranquilla no es la adecuada. La vacunación hace parte de la vacunación, pero no puede llevar al relajamiento”, firmó el secretario distrital de Salud.

“Nosotros en el Distrito tenemos unos indicadores que hay que ir mirando. La positividad se incrementó en Barranquilla desde el 14 de enero y con un aumento del 8 de marzo a la fecha en un 22%. En segundo lugar, los usos hospitalarios vienen en incremento a expensas de un 25% de la región; municipios como Soledad, Malambo, Puerto Colombia, Ciénaga y Santa Marta. Barranquilla solo ocupa el 55% del total. Y de ese 55% hay un 25% no COVID y un 22% son pacientes COVID confirmados. Tenemos que hacer unas lecturas regionales porque desafortunadamente la ocupación aquí no es propia, no es solamente de Barranquilla”, sostuvo.

Sobre las medidas restrictivas que ha tomado la Alcaldía para evitar más contagios, Mendoza manifestó que “el análisis de causa-raíz, que es a donde hay que atacar, muestra que la interacción social, el relajamiento de las medidas de autocuidado y la fiesta de fin de semana sigue siendo el vector principal de fuente de contagio, de tal manera que las medidas de control de aforo, de reuniones y las medidas de control de fiestas clandestinas, son las que deben ayudarnos a controlar, no solo la positividad, sino a poner en la agenda pública nuevamente que el virus no se ha ido, que la solución no está resuelta y que la vacunación es la medida efectiva, pero que apenas estamos iniciando”.

En cuanto qué población es la que está implicada en la propagación del virus, Mendoza manifestó que “aquí tenemos que trabajar duro y fuerte con la Policía y Fiscalía como se ha planteado, porque son los adultos, los jóvenes y adolescentes los que están siendo los vectores. Y una franja importante, pero no la mayor, es el masculino laboralmente activo que se descuida en el día en su quehacer en su jornada laboral y por estas vías entra el virus a las casas, en una población que se viene cuidando hace más de un año”.

“Esperemos que estas medidas, diariamente en su medición, den resultados, acompañados de los toques de queda y ley seca de los próximos fines de semana, muy especialmente el tema de Semana Santa, que sería donde podría haber los mayores riesgos de interacción social. Derivado de los análisis que hagamos de estas medidas habría que ver qué medidas, conjuntamente con el Gobierno nacional, se toman. Nosotros esperamos que esa positividad baje, que esos usos hospitalarios bajen y de esa manera no se acuda a medidas más restrictivas”, manifestó el funcionario.

Terminó diciendo que “aquí la solución está en no relajarnos ni pensar que la vacunación es la solución y que ya esto se resolvió. Aquí las medidas que valen son las de utilizar la mascarilla, el tapabocas, lavado de manos y el auto aislamiento. Ese debe ser el principal mensaje de responsabilidad. Si una persona sabe que está febril tiene que quedarse en casa; si un joven o una persona sabe que estuvo en una fiesta, que se quitó el tapabocas, que bailó, que hizo y deshizo, por favor sea responsable, quédense en casa, pida sus pruebas, porque esas condiciones de asintomáticos son los que llevan a los contagios de las personas que se vienen cu

AQUI LAS MEDIDAS

Alcaldía de Barranquilla establece toque de queda nocturno del 25 al 29 de marzo y del 31 de marzo al 5 de abril de 11: 00 p.m a 5:00 a.m., y en esa misma fecha y horario queda prohibido el consumo y expendido de licor. Conozca las restricciones aquí.

Distrito decreta toque de queda nocturno y ley seca durante los próximos dos fines de semanas

Medidas rigen de las 11:00 de la noche hasta las 5:00 de la mañana, del 25 al 29 de marzo, y del 31 de marzo al 5 de abril. El alcalde fue tajante en afirmar que se hará aplicación estricta del Código Penal a quienes violen estas disposiciones. «Quienes atenten contra la vida de los barranquilleros de manera irresponsable, sépanlo bien, podrían terminar en la cárcel”, afirmó.24 horas 118 Vistos0

Ante el repunte de las cifras de contagiados por COVID y la ocupación de las camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de la ciudad, el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo Heins, dio a conocer las medidas de carácter restrictivo que buscan proteger la vida de los ciudadanos.
 
El mandatario explicó que, después de atravesar un año muy difícil en el que se perdieron muchas vidas, empleos, y cambió nuestra cotidianidad, “nos sobrepusimos a la tragedia con medidas rigurosas y la actitud responsable de nuestra gente, y por momentos sentimos que ya todo había pasado”.
 
Sin embargo, en los últimos meses se ha vivido un relajamiento en las medidas de autocuidado. “Identificamos con preocupación una falsa percepción de seguridad, derivada de la vacunación, que ha llevado a descuidar las medidas de autocuidado, las mismas que precisamente permitieron antes el control de la pandemia”. 

En consecuencia, estas son las medidas tomadas por el distrito:

  1. Decretar toque de queda nocturno que regirá desde las 11:00 de la noche hasta las 5:00 de la mañana, del 25 al 29 de marzo, y del 31 de marzo al 5 de abril.
  2. Durante esos mismos días, y en los mismos horarios, queda prohibido el expendio y consumo de bebidas alcohólicas y embriagantes en la jurisdicción del Distrito de Barranquilla.
  3. Además de la multa hasta por 10.000 salarios mínimos y el cierre del negocio hasta por tres meses dispuestos por el Ministerio de Salud, procederemos a judicializar a quienes fomenten o permitan rumbas o fiestas en sus establecimientos comerciales.
  4. El aforo máximo permitido para reuniones de carácter social, actividades o eventos en inmuebles públicos y privados, como bautizos, matrimonios, celebraciones de cumpleaños), será de hasta 8 personas.  
  5. Las procesiones y eventos religiosos masivos con ocasión de la Semana Santa, quedan prohibidos. Los eventos litúrgicos masivos que se convoquen durante la temporada de Semana Santa deberán realizarse, preferiblemente, de forma virtual.

 
En una alocución transmitida por redes sociales, el alcalde estuvo acompañado por el comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, general Diego Rosero; la directora seccional de Fiscalías, Viviana Iriarte; el secretario de Planeación Distrital, Juan Manuel Alvarado, y el secretario de Salud Distrital, Humberto Mendoza.
 
El secretario de Planeación explicó que el repunte de las cifras se empieza a notar en Barranquilla, donde el sistema de salud opera como un centro regional de atención, y recibe, “como debe ser”, las remisiones de pacientes de todos los departamentos y ciudades del Caribe colombiano. 
 
“En Barranquilla se han aplicado más de 40.000 dosis al personal de salud y adultos mayores de 75 años, sin embargo, hemos detectado alguna resistencia en varios sectores, lo cual aumenta definitivamente el riesgo para sus habitantes”, expresó el mandatario.
 
Las medidas consignadas en el decreto 0051 de 2021 constituyen órdenes de Policía de obligatorio cumplimiento.
 
“Las personas que desobedezcan las medidas, deben atenerse a lo establecido en la Ley, de manera que la Policía ingresará a los sitios, suspenderá de inmediato la reunión o actividad e impondrá comparendos. El uso del tapabocas es obligatorio. A quienes no lo usen impondremos las multas previstas por el Código de Policía, que en este caso equivalen a un salario mínimo, algo así como un millón de pesos”, explicó el comandante de la Policía Metropolitana. 
 
El alcalde fue tajante en afirmar que se hará aplicación estricta del Código Penal a quienes violen estas disposiciones. “Como consecuencia de los hechos que ocurrieron este fin de semana, ya presentamos la primera denuncia ante la Fiscalía”, anotó.
 
El alcalde Jaime Pumarejo finalizó recordando que, si bien el virus se puede adquirir en cualquier lado, el lugar de mayor propagación es la reunión familiar o social, espacios en donde se relajan las medidas de precaución, por lo que hizo un llamado a hacer el último gran esfuerzo por las vidas de todos. 
 
“No elijan quitarse el tapaboca, hacer fiestas o recibir visitas. Elijan la vida”, concluyó.