Por Edgar Salas

*La noche de terror vivida en una humilde vereda de El Salón corregimiento de Julio Zawady, Zona Bananera donde murieron papá, mamá e hijo; otra persona  asesinada en el corregimiento de Soplador jurisdicción de Ciénaga, y uno más en Algarrobo, pone a pensar a la sociedad que el tiempo de la violencia paramilitar ha regresado.

Cuatro sujetos llegan en medio de la noche en motocicletas a El Salón un caserío de gente humilde, dos se bajan y sin medir palabras comienzan a dispararle a una familia que conversaba en la puerta de su casa, estos tratan de refugiarse al interior, hasta allá los persiguen y asesinan, el ataque es a mansalva los vecinos se llenan de terror ante la andanada de explosiones, resultado: Muere Patricia Margarita de Arma Gallardo, de 30 años de edad aproximadamente (mamá), Jorge Luis Hernández, de 32 años de edad aproximadamente (papá), y William Hernández (hijo), 14 años. Los sicarios cometido el hecho suben a sus motos y se van.

La escena no puede ser más desgarradora en medio de la tiniebla en la humilde vivienda, el llanto es captado por un teléfono celular y los cuerpos se ven tirados sobre el piso en señal que se quiso escapar, pero más pudo la violencia.  La acción nos lleva a recordar la típica forma de ejercer terror de los paramilitares de la AUC de Colombia la década anterior, la espiral de muerte llegó a Soplador jurisdicción de Zona Bananera y el municipio de Algarrobo, saldo dos víctimas a bala más.

La espiral de violencia se registra a lo largo y ancho del Magdalena hace menos de 15 días hubo otro triple asesinato en Ricaurte, corregimiento de Guamal//

El gobernador Carlos Eduardo Caicedo Omar, se pronuncia ante los hechos y exige al Gobierno Nacional garantizar el derecho a la vida y pide enfrentar con plan especial los grupos narco paramilitares que se disputan el Negocio del narcotráfico en el Departamento.

“Exigimos al Gobierno Nacional, en particular al Presidente Duque, al Ministro de Defensa Diego Molano y a los comandantes de la fuerza pública, garantizar el derecho a la vida y la seguridad  a la ciudadanía  del departamento del Magdalena, con la adopción de un plan de protección especial a la población y una estrategia de combate frontal contra el Narcotráfico que actualmente se disputan el control de la subregión norte, en la zona bananera para contaminar contenedores con droga, y el control de los corredores y puertos de exportación además del micro tráfico local”, expresó el Gobernador Carlos Caicedo.

Todos hoy se preguntan qué papel pueden jugar en este escenario una humilde familia asentada en el caserío El Salón y que estaban sentados cogiendo ‘el fresco’ en la puerta de su casa cuando los visitó la muerte. Pero la violencia paramilitar era así y hoy el mandatario habla que existen ‘herederos’ que son los están provocando este tipo de actos luctuosos.

José Gregorio Mangones Lugo, alías Carlos Tijeras, Exjefe del Frente paramilitar William Rivas del Bloque Norte, según los informes de la Fundación Paz y Reconciliación Pares, estaría delinquiendo nuevamente// Foto cortesía//

En su comunicado oficial el jefe del gobierno departamental da nombres propios a partir de investigaciones puestas en su escritorio. “Según la investigación que adelantó la Fundación Paz y Reconciliación Pares, el incremento de la violencia en la subregión norte del Magdalena tendría como responsable a herederos del paramilitarismo fortalecido con el retorno  de jefes paramilitares que operaban en Santa Marta y los municipios de Pueblo Viejo, Ciénaga, Zona Bananera, Aracataca, Algarrobo y  Fundación, bajo las órdenes de Edgar Ariel Córdoba, alías 5-7, uno de los responsable de la masacre del Salado  y de José Gregorio Mangones Lugo, alías Carlos Tijeras, Exjefe del Frente paramilitar William Rivas del Bloque Norte, en los municipios de Ciénaga y Zona Bananera, sembrando un ambiente de terror en la subregión que hoy escenario de disputa del negocio del narcotráfico entre los GAO Pachencas y el Clan del golfo”. Dice el comunicado textualmente.

José Gregorio Mangones Lugo, alias ‘Carlos Tijeras’

Este exjefe paramilitar  oriundo de Lorica, Córdoba. Perteneció a varios grupos paramilitares desde mediados de la década de los 90 y en 2002 pasó a ser el jefe del Frente William Rivas, del Bloque Norte de las AUC. Allí fue amo y señor del territorio a partir de acciones despiadadas.

De él se recuerda que nació el 17 de noviembre de 1967 en Lorica, en Córdoba, donde hizo la primaria y estudios técnicos agropecuarios. En 1987 prestó servicio militar en el Batallón Córdoba de Santa Marta, siendo premiado como uno de los mejores soldados y enviado a la península del Sinaí, en Egipto, donde recibió entrenamiento por seis meses.

A su regreso a Córdoba empezó a trabajar como locutor comercial, heredando de su padre sus habilidades en el periodismo. Luego fue vendedor y distribuidor por varios municipios de la Costa Atlántica, incluyendo una panadería, hasta que la guerrilla robó y quemó varios vehículos y mercancía de ese negocio. En una versión libre, alias ‘Carlos Tijeras’ dijo que ingresó a las AUC después de ser víctima de la guerrilla.

Esto ocurrió en octubre de 1999 cuando fue reclutado por Carlos Alberto Sossa Castro alias ‘Rodrigo’ en Ciénaga. Por su experiencia en el Sinaí y por cumplir con las ‘misiones’ encargadas por las AUC, ‘Carlos Tijeras’ se convirtió en el principal cómplice de ‘Rodrigo’ y de William Rivas alias ‘4.4’ hasta que en 2001 fue encargado como jefe en Zona Bananera. Tras la muerte de alias ‘4.4’, ocurrida en el corregimiento de Tucurinca, el grupo asumió el nombre del ex jefe paramilitar.

En 2002 alias ‘Carlos Tijeras’ fue ascendido como jefe del Frente William Rivas y en junio de 2003 se retiró de forma temporal del cargo por problemas de salud. En octubre de 2004 viajó a Santa Fe de Ralito, en Córdoba, donde el gobierno adelantaba el proceso de negociación con las AUC, donde luego fue capturado por los delitos de asesinato, lavado de activos y falsedad en documento tras una orden emitida por la Unidad de Derechos Humanos.

En la justicia ordinaria, ya fue condenado por varios homicidios y desapariciones ocurridas en Ciénaga, Fundación y Zona Bananera, entre ellos, el asesinato del joven colombo-francés Simón Efraín González, ocurrido el 21 de mayo de 2002.

Edgar Ariel Córdoba, Alías 5-7 es un temido exparamilitar de quien se dice hoy actúa en territorio del Magdalena en la lucha por el poder de las rutas del narcotráfico// Foto Cortesía//

Edgar Ariel Córdoba Alias 5-7

De acuerdo al boletín de la Gobernación  Alias Carlos Tijera está de regreso y activado para matar, el otro que mencionan es Edgar Ariel Córdoba, alias 5-7, participante en la masacre de El Salado en el 2000, y quien se fugó el 28 de agosto del 2021 durante una cita médica que tenía en la Clínica La Esperanza en Montería.

Ese día se dijo que Alias 5-7. contó con la ayuda de seis hombres armados, desde entonces sigue prófugo, quien es condenado por homicidio, secuestro y tortura. También fue uno de los principales perpetradores de la masacre de El Salado.

Es precisamente la masacre de El Salado, hecho en el que del 16 al 21 de enero del 2000 un grupo de 450 paramilitares asesinaron a 60 personas de ese corregimiento de El Carmen de Bolívar, su mejor carta de presentación en el tenebroso mundo del hampa.

Edgar Ariel Córdoba, alias 5-7, quien lideraba el grupo que cercó el municipio de Los Cerros. Según relatos de sobrevivientes y del Centro Nacional de Memoria, comandaba un grupo que ingresó por la vía que conecta a Zambrano con El Salado.

Córdoba había sido condenado a 26 años y dos meses de prisión, pena impuesta por el Tribunal Superior de Cartagena como autor de los delitos de homicidio agravado, desplazamiento forzado, desaparición forzada, tortura y acceso carnal violento. Todo esto, debido a que durante la masacre varias mujeres fueron violadas en vía pública, mientras que campesinos fueron amenazados y debieron desplazarse inmediatamente del lugar tras la cruenta masacre.

Córdoba, trató de reducir su pena por este hecho pidiendo a la Corte Suprema que revisara su caso. Sin embargo, el alto tribunal, en marzo de ese año, no admitió la demanda de casación con la cual pretendía revisar la sentencia en su contra y, por tanto, mantuvo intacta la pena.

Para el gobernador Carlos Caicedo Omar, a parte de su apoyo se necesita mucho más desde el Gobierno Nacional para hacer frente a los grupos narcoparamilitares//

El gobernador Carlos Eduardo Caicedo que para este domingo 9 de enero ha convocado a un Consejo de Seguridad y en donde se estaría hablando de ofrecer recompensas que van hasta los 100 millones de pesos para quien dé información sobre los responsables de estos hechos violentos aseguró.  “Le corresponde al Presidente de la República como máxima autoridad en materia de orden público crear una burbuja de seguridad, articular a todas las fuerzas y ordenar al Ejército, Armada, Fuerza Aérea, Policía Nacional y Fiscalía, para adoptar un plan especial para la Sierra Nevada y la subregión Norte con énfasis en la zona bananera, con el fin de enfrentar Contundentemente esta ola de homicidios”.

Agrega el mandatario departamental que por su parte espera continuar dotando como ya lo hizo recientemente con más motos y vehículos para movilizar la tropa a la policía y el Ejército para aumentar su capacidad operativa, respaldando institucionalmente la fuerza pública convocando los consejos de seguridad para propiciar la coordinación ínteragencial y disponiendo de recompensas para fortalecer la capacidad de inteligencia”.