José Miguel Vivanco, Director para América Latina de Human Rights Watch (HRW), se pronunció respecto al acuerdo de víctimas anunciado la semana pasada por el Gobierno y las FARC (ver Histórico sistema de reparación integral a víctimas acordaron FARC y Gobierno).

Para Vivanco, este acuerdo es una»piñata de impunidad», debido a que»es un pacto entre el gobierno y las Farc que termina sacrificando el derecho a la justicia de las miles de víctimas del conflicto colombiano».

Planteó además que aunque está «plagado de alusiones a necesidad de garantizar la justicia, verdad y reparaciones, y asegurar la no repetición de los hechos», en realidad beneficia a los criminales.

Agregó, criticando la opción de evitar cárcel por decir la verdad que «no hay ningún tribunal internacional que se haya creado en los últimos veinte años donde no se haya contemplado la prisión efectiva, es decir la privación de la libertad por crímenes de guerra y de lesa humanidad».

Inclusive afirmó que el acuerdo «constituye un retroceso» para el continente, al igual que «un precedente que a nivel universal nos retrotrae a otras épocas cuando no había estándares internacionales» de derechos humanos.

Consulte análisis de HRW aquí

Memorando HRW a Gobierno

Frente a estas fuertes declaraciones se pronunció Juan Fernando Cristo, Ministro del Interior, quien reiteró que «este es un acuerdo sin impunidad» y que «no se lo puede ver aisladamente» debido a que incluye justicia, «verdad, reparación a las víctimas y garantías de no repetición».

Agregó que «puedo asegurar que una vez Human Rights Watch profundice en el acuerdo  (…) va a entender que es un acuerdo que vale la pena, que vale la pena pagar ese costo de sacrificar algo de justicia, porque hay que sacrificarla, para conseguir la paz, pero garantizando mucha verdad, reparación a las víctimas y sobre todo algo esencial: garantías de no repetición».

Recalcó además que la decisión es de los colombianos: «finalmente serán los colombianos, nosotros, nadie más, los que decidamos –cuando acudamos a las urnas para votar el plebiscito por la paz– si el contenido de ese acuerdo le conviene o no al país».

Finalmente, envió un mensaje conciliatorio: «aquí no se trata de generar unanimismo alrededor del acuerdo de paz. Sabemos que hay sectores que quisieran, y muchos colombianos, imponer penas mucho más severas, sabemos que hay sectores que no son amigos del proceso de paz, pero no es el caso de Human Rights Watch ni del señor Vivanco».