Rusia ha dado «dos pasos hacia la desescalada del conflicto en Ucrania», uno en el ámbito militar y otro en el político, ha afirmado Vladímir Medinski, jefe de la delegación rusa en las negociaciones de paz.

Al término del encuentro con representantes ucranianos en una nueva ronda de conversaciones celebrada este lunes en Estambul (Turquía), el viceministro ruso de Defensa, Alexánder Fomín, dijo en rueda de prensa que «se ha tomado la decisión de reducir drásticamente la actividad militar en dirección a Kiev y Chernígov».

«Tras el debate de fondo de hoy, hemos acordado y proponemos una solución según la cual es posible una reunión de los jefes de Estado al mismo tiempo que se rubrique el tratado por parte de los ministros de Asuntos Exteriores», aclaró el jefe de la delegación rusa en relación a este paso político.

El representante ruso explicó que inicialmente existía la posibilidad de que se produjera una reunión entre el presidente ucraniano Vladímir Zelenski y el ruso, Vladímir Putin, pero solo después de que el acuerdo fuera rubricado.

Asimismo, Medinski declaró que Rusia ha recibido propuestas escritas de Ucrania que confirman su intención de asumir un estatus neutral y no nuclear.

«Fue una reunión constructiva. Hemos recibido propuestas de Ucrania para que se considere su postura claramente formulada y sea incluida en el tratado. Estas propuestas se estudiarán en un futuro próximo y se informará de ellas al presidente», dijo Medinski.

En declaraciones a los periodistas, Fomín también pidió a las autoridades ucranianas «que acaten estrictamente los Convenios de Ginebra, incluido lo que respecta al trato humano de los prisioneros de guerra» y la renuncia a la tortura.

RT