Fue suspendido provisionalmente por tres meses el alcalde de Armenia, José Manuel Ríos Morales, quien es investigado por la Procuraduría por presuntas irregularidades en la vigilancia a la celebración y ejecución de cuatro contratos por más de $1.590 millones.

El órgano de control investiga presuntos problemas en la selección del contratista, vulneración de los principios de la contratación, sobrecostos y posibles irregularidades en los estudios de mercados de los negocios para atender la crisis por el Covid-19. 

Además, investiga si se abusó de las facultades contractuales para, al parecer, direccionar y seleccionar indebidamente a los proveedores a través del mecanismo de contratación directa.

La decisión de Ministerio Público pretende que Ríos Morales no continúe con las conductas presuntamente irregulares relacionadas con la falta de vigilancia y control de la contratación que había delegado a sus subalternos. 

Asimismo, consideró que la inactividad del alcalde ante estas presuntas irregularidades advertiría la posibilidad de continuar con las mismas, comprometiendo los intereses públicos y la defensa del patrimonio del municipio.

Por otro lado, frente a investigación disciplinaria Ríos Morales pidió a sus subalternos elaborar informes para establecer si las irregularidades indagadas por la Procuraduría eran ciertas o no,instrucción que para el Ministerio público»genera un sesgo y compromete la objetividad e imparcialidad de la administración a la hora de evaluar las presuntas irregularidades».

En este caso también investiga a la directora del Departamento Administrativo de Bienes y Suministros (para la época de los hechos), Gabriela Valencias Vásquez, y al subdirector, José Javier Acero Osorio; al secretario de Desarrollo Social, Juan Carlos Patiño Zambrano, y al asesor del despacho del alcalde en ese entonces, Jorge Luis Barrera Chiquita.

Finalmente, la Procuraduría informó que remitió copias de la actuación a la Fiscalía General de la Nación para su conocimiento y fines pertinentes.