“Estamos viviendo uno de esos momentos de la historia del país en el que tenemos que tomar medidas drásticas para acabar con la corrupción”

“¿Qué puede haber más grave que robarse la plata destinada a darles alimento a ocho millones de niños pobres?”, se preguntó el Contralor Edgardo Maya Villazón al inicio del acto de Rendición de Cuentas de sus cuatro años de gestión al frente de la Contraloría General de la República.

 ¿De qué material ético y moral están hechos los ‘dirigentes’ que mueven los hilos de esa empresa criminal tan cruel? ¿Será que podemos albergar alguna esperanza de que esto no siga ocurriendo?, añadió.

“Pero no es solo la plata de la alimentación de los niños. Se están robando todo. Se están robando los recursos de la salud de los más pobres, se están robando los dineros de los tratamientos para los enfermos mentales y también la de los niños con Síndrome de Down. Se están robando los subsidios de los que no tienen con que pagar la luz y se roban el presupuesto con el que se iban a construir acueductos para decenas de miles de colombianos que esperan hace décadas que les llegue una gota de agua apta para beber”,

El balance del saliente jefe del ente de control fiscal reportó que entre 2014 y 2018, la Contraloría ejecutó 2.060 auditorías y estableció 36.035 hallazgos administrativos, 13.811 con incidencia disciplinaria, 715 con connotación penal y 4.311 de carácter fiscal en cuantía de $14.2 billones.

Se iniciaron así mismo 4.250 procesos de responsabilidad fiscal por una cuantía de $ 21,68 billones, se formularon autos de imputación de responsabilidad fiscal por $7,68 billones en 1.671 procesos y se emitieron 758 fallos con responsabilidad fiscal por valor de $629.890 millones.

Entre los investigados se encuentran cinco gobernadores, siete exgobernadores, ocho alcaldes y 45 exalcaldes.

Además, por irregularidades en el PAE avanzan 154 procesos de responsabilidad fiscal por $84 mil millones. En 17 procesos por irregularidades en el Programa de Alimentación Escolar (en 11 departamentos) ya fueron imputados cargos, por más de $7 mil millones. Y en los departamentos de Atlántico, Casanare, Cauca y Cesar, ya se han emitido fallos con responsabilidad fiscal, en primera instancia, que totalizan $2.940 millones.

Hay por otro lado imputaciones en casos emblemáticos: Reficar ($5 billones), el Cartel de la Hemofilia ($76 mil millones) y Cartel de las Enfermedades Mentales en Sucre ($2.600 millones, informó la oficina de prensa del organismo revisor.

Y concluyó Maya en medio de la rendición de cuentas: “Necesitamos una revolución, sobre todo cultural, que nos enseñe de nuevo, desde el principio el manejo estricto de los recursos públicos. Necesitamos cambiar el chip de las nuevas generaciones, introducir en el ADN de los nuevos colombianos el respeto absoluto por los recursos públicos. Al país le tomó cerca de 20 años montar y desarrollar una estrategia para acabar con el conflicto de más de medio siglo. Primero se hizo un Plan Colombia contra el narcotráfico, luego se hizo un Plan Patriota para acorralar la guerrilla, y luego apostamos todo por un Acuerdo de Paz. Ahora necesitamos que se vuelque la sociedad toda y el gobierno en un solo proyecto de país contra la corrupción”.

.