Se trata de los jóvenes Wilmer Andrés Ramírez Martínez y Edil Alfonso Ramírez Martínez, ambos hermanos gemelos de 16 años de edad, fueron identificados los dos cuerpos que se encontraron en las últimas horas a un kilómetro del casco urbano de Tarazá (Antioquia). 

Tanto Wílmer como Edil Alfonso registran signos de tortura y profundas heridas en el cuello, lo que hace pensar que fueron degollados. Los cadáveres serán trasladados al municipio de Montería (Córdoba).

Los jóvenes se encontraban desaparecidos desde el pasado jueves, luego de sostener una reunión con la Personería y Comisaría de Familia del municipio, en la que retiraron las amenazas de muerte por parte de grupos armados ilegales.

Causó extrañeza que, producto de estas amenazas, los jóvenes y su familia tuvieron que ser trasladados a Medellín, por motivos de seguridad. 

Pero un mes después, y sin entenderse muy bien las razones, los menores regresaron a la población del Bajo Cauca antioqueño y retiraron las acusaciones, justo el día de su desaparición. 

El comandante encargado de la Policía de Antioquia, coronel Ever Giovanny Reyes, indicó que se iniciaron las indagaciones para encontrar a los responsables de este atroz hecho. 

En el municipio, de más de 42.000 habitantes, siguen desaparecidos otros dos jóvenes, uno de ellos hijo de un líder social.

Es preciso resaltar que en esta población y otras de la zona hay fuerte presencia de integrantes del Clan del Golfo, al igual que de los Caparros y del Eln, en enfrentamientos constantes por el negocio del narcotráfico.

Este suceso se suma a los registrados en Andes y Venecia, en donde perdieron la vida seis jóvenes. Se espera que este mismo domingo la Gobernación de Antioquia lleve a cabo un consejo de seguridad.