Ante el posible incremento en los niveles del Río Grande de la Magdalena, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, alerta a las comunidades asentadas en las riberas de ese río con el fin de que se adopten las medidas de precaución pertinentes para salvaguardar la integridad de sus familias.

Según el Informe Técnico 137 del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, IDEAM, la presente temporada de lluvias se mantiene, a pesar de la disminución en las precipitaciones de los últimos dos días, lo que podría generar aumento en los niveles de los ríos.

Dicho boletín registra los altos niveles en el Embalses de Prado en el Tolima, que ha llegado a registrar un 99,6% , así como el de Betania en el Huila que se encuentra en un 89,4% de su capacidad útil de generación y que ante una eventual evacuación de grandes volúmenes de agua, podría afectar los niveles del Magdalena a la altura de la jurisdicción de la CAR en Cundinamarca.

“Cuando se realizan grandes descargas en los embalses, los impactos no se sienten en las inmediaciones del proyecto, es aguas abajo de ellos donde se siente el aumento del nivel de los ríos generando una situación de potencial riesgo para las comunidades”, aclaró el director del IDEAM, Omar Franco Torres.

Teniendo en cuenta esos pronósticos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, la Autoridad Ambiental en Cundinamarca ha decidido poner sobre aviso a las comunidades con respecto a los potenciales riesgos que se puedan suscitar, “aclarando que el aumento en el nivel del río Magdalena no tiene relación con la gestión de las cuencas de la jurisdicción de la CAR, sino por la alta probabilidad de que se hagan desembalses tanto en Betania como en Prado, lo cual impacta el comportamiento del mencionado Rio”, enfatizó Néstor Franco González, Director General de la entidad.

Y agregó que “debemos estar muy vigilantes a los niveles de quebradas y ríos, dar aviso a las autoridades municipales, de policía, a los comités locales de gestión del riesgo y a la misma autoridad ambiental, de percibir variaciones en los caudales normales de los ríos, tanto disminución como aumento en ellos, son situaciones que de ser anunciadas oportunamente, pueden salvar vidas”.

Es de destacar que en la jurisdicción de la CAR Cundinamarca se han presentado altos niveles en las precipitaciones, y que “gracias a una correcta gestión de las cuencas en los departamentos de la jurisdicción, se han podido evitar contingencias producto de las lluvias”, enfatizó Franco González.

Es importante que las comunidades asentadas en las inmediaciones de los ríos se mantengan alertas, municipios ribereños al río Magdalena, como Girardot y Puerto Salgar, deben permanecer muy vigilantes y atender las recomendaciones de las autoridades y cuerpos de prevención del riesgo local y regional.

Cabe anotar que de presentarse una importante descarga por parte de proyectos hidroeléctricos en la cuenca alta del río Magdalena, como Prado, Betania o El Quimbo, el aumento en los niveles demorará dos a tres días en manifestarse en Cundinamarca.

“En la Corporación estamos decididos a seguir trabajando para continuar haciendo una gestión adecuada de nuestras cuencas y evitar así eventos infortunados, pero también a trabajar conjuntamente con otras entidades como los institutos de investigación científica, como el IDEAM y autoridades ambientales en otras jurisdicciones como Cortolima y la CAM en el Huila, con el propósito de salvaguardar la vida de las comunidades, pero tenemos que hacerlo entre todos, el apoyo de la ciudadanía es fundamental en esta labor, recordemos que la protección ambiental es responsabilidad de todos”, puntualizó el Director General de la CAR Cundinamarca.