La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) alertó este viernes del confinamiento de 3.816 personas por enfrentamientos armados entre la fuerza pública y la guerrilla del ELN en el departamento del Chocó, fronterizo con Panamá.

La entidad señaló en un comunicado que los combates han afectado a la población del municipio de Medio San Juan y a seis comunidades de Istmina que no han podido acceder a «bienes, servicios y medios de vida».

De igual forma, los enfrentamientos con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) han obligado al desplazamiento de 307 personas de la comunidad Noanamá, de las cuales 140 son menores.

«Esta población se desplazó desde el municipio de Medio San Juan hacia la cabecera municipal de Istmina y fueron alojados en un espacio perteneciente al Consejo Comunitario General del San Juan», agregó la información.

La OCHA alertó además de «otras acciones de violencia armada» como amenazas, intimidaciones e instalación de minas antipersonas en las zonas cercanas a donde viven las comunidades afectadas.

Debido a lo anterior, el organismo pidió que se garantice la protección a esas comunidades debido a los riesgos de que ocurran nuevos combates y para que se permita el abastecimiento de alimentos a los afectados.

«Se evidencian necesidades en materia de educación en emergencias como la reactivación de jornadas escolares y medidas de protección tanto para estudiantes como para docentes, debido a que, al menos 1.800 niños se encuentran con restricciones de acceso a jornadas educativas», detalló la OCHA.

El pasado 3 de julio, la entidad alertó de un primer confinamiento en el departamento del Chocó por enfrentamientos armados entre el Ejército y el ELN que afectaron a 1.506 personas, en su mayoría de comunidades indígenas y negras.

El secretario del Interior de Chocó, Antonio Yesid Machado, confirmó que sí hay enfrentamientos armados entre ilegales en la zona “pero no es que tengamos la situación tan compleja como ellos la están presentando” y agregó que con el apoyo de la Fuerza Pública se está garantizando la protección y seguridad de la población.

«En el Chocó hay diferentes actores armados. Existen enfrentamientos entre el ELN, Los Gaitanistas y el Ejército, pero la Fuerza Pública está para atender ese llamado. No es que tengamos la situación tan compleja como ellos la están presentando, sí hay problemas, pero se están atendiendo las necesidades de la población», dijo el funcionario.  

Según el reporte de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha) “se evidencian necesidades en materia de educación como la reactivación de jornadas escolares y medidas de protección tanto para estudiantes como para docentes, debido a que, al menos mil 800 niños se encuentran con restricciones de acceso a jornadas educativas”.

El 3 de julio pasado la entidad alertó un primer confinamiento en el departamento del Chocó por enfrentamientos armados entre el Ejército y el ELN que afectaron a mil 506 personas, en su mayoría de comunidades indígenas y negras.