Por Carlos Villota Santacruz

Twitter @villocol

Desde el año 2019 al 2021, la violencia de género le arrebató la vida a más de 240 mujeres en Colombia. De estas cifras, tres se presentaron en el departamento de Cundinamarca. Con la llegada del año 2022, el debate no puede centrarse en el aumento o en la disminución de los femenicidos. Tan solo el registro de un solo caso, representa un fracaso para sociedad colombiana y en particular para esta región del país.

La violencia, es una aberrante manifestación que se ejerce contra las mujeres por el solo hecho de ser mujeres. Así se desprende de la decena de estudios del Observatorio Colombiano de las Mujeres y la Consejería Presidencial para la equidad de la Mujer que tiene el acompañamiento de la Fiscalía General de la Nación, la presencia de la línea 155 –línea operada de manera conjunta entre la Vicepresidencia de la República y la Policía Nacional.  Desde este escenario, se ha logrado percibir el aumento de la violencia infrafamiliar  en los 116 municipios del departamento, ubicado geográficamente en el centro del país.

Este un problema de salud pública. La razón. Esta en juego la vida y la permanencia del nucleo de la sociedad como es la familia. Em lo particular, estoy convencido que las frecuentes y reiterados actos de agresión física, sicológica y sexual contra las mujeres en Cundinamarca, nos deben avergonzar como región y com,o nación. Como seres humanos.

Desde esta columna de opinión, aplaudimos la decisión del Gobernador Nicolás García de elevar a su Gobierno como militante activo de la no violencia, bajo un compromiso institucional y personal.

En los doce meses que están por venir. Que se abren el horizonte, es urgente y priritario abrir foros y debates para colocar en la agenda pública que coloquen al departamento de Cundinamarca en sintonía de la protección integral delos derechos de las mujeres.

En ese propósito, me he sentido motivado por el entusiasmo y el coraje de Yineth Bedoya, periodista y víctima de la violencia de género, ha orientado las sinergias de múltiples sectores de esta causa regional y nacional.

Es de hombres defender a las mujeres, no es de varones levantar las manos para agredirlas. Esa es una tarea de todos los días y todas las horas como sociedad. Inculcarlo, en la formación de la formación de las nuevas generaciones.

Desde la condición de ciudadano y subdirector del Noticiero Nacional Digital, hagó el llamado de las mujeres de las 16 provincias del departamento de Cundinamarca, quienes dicen al unísono “no es hora de callar”.

“No es hora de callar”, es hora de actuar como hombres, al lado de nuestras mujeres” con el objetivo que nuestras relaciones humanas como sociedad, sepulten en el pasado la violencia, incluyendo la que se ejerce en función del género y que hoy, solo puede suscitar vergüenza.

La consigna debe ser que colombiano y cundinamarqués que se respete y se sienta orgulloso de su condición, nunca agrede a una mujer” A propósito de este comentario usted, que piensa. E mail: villotasantacruzcarlos@yahoo.com.co