PERFIL DE MARIO vILLALOBOS,

MARIO ENRIQUE VILLALOBOS OSORIO

Nacido en Bogotá, hijo de una modista, madre soltera de 5 hijos, todos profesionales gracias a su esfuerzo. Relata ella que desde que era niño tenía clara su vocación como periodista, y que entrevistaba a cuanto visitante llegaba a casa. Su micrófono: el molinillo del chocolate.

El sueño se hizo realidad, cuando pudo estudiar en la Universidad Central de Bogotá, de la cual egresó para hacer sus prácticas en el desaparecido Noticiero Cinevisión, de la mano de Amílcar Hernández. Corría el año 1991.

Tras un breve paso por Señal Colombia, llegó a NTC Noticias, donde Daniel Coronell y Oscar Ritoré moldearon su talento para escribir historias. Arrancó como reportero de deportes y productor del inolvidable Edgar Perea.

En esa casa periodística obtuvo su primer Premio Simón Bolívar, en el año 2000, por el trabajo “Terror en las calles”, que demostró como a escasos 500 metros del Comando de la Policía de Bogotá, el hampa se había tomado el sector a plena luz del día.

Posteriormente, cuando ese espacio cambió a llamarse Noticias Uno, se encargó de los informes especiales, las crónicas y los trabajos de investigación.

En 2003 llegó a Noticias RCN, y durante 7 años estuvo cubriendo todas las fuentes, creó Mundo Digital, el primer espacio en los noticieros de Colombia con información de tecnología, y estuvo en varios de los más importantes cubrimientos del informativo.

Tras un breve paso por Canal Institucional, llegó en 2014 a RED+ Noticias, como jefe de la Unidad Investigativa. Allí ha obtenido dos Premios Simón Bolívar, en 2016 y en 2018.

El primero, por su trabajo “Conejo”, en la categoría de Mejor Cubrimiento de Noticias, en el que evidenció cómo las FARC hicieron una jornada de pedagogía con hombres armados en una escuela de La Guajira, episodio que generó una de las más graves crisis del proceso de paz.

El segundo, por su trabajo “El Cartel del Bastón”, en la categoría de Mejor Investigación para Televisión, en el que demostró cómo en una casa donde funcionaba una tienda de peces ornamentales, operaba una Fundación que usó identidades de adultos mayores muertos, para quedarse con los recursos de los ancianos en 7 municipios del Departamento de Córdoba.

Mario es orgulloso padre de Paula Estefanía, estudiante de medicina, hincha furibundo de Millonarios, futbolista frustrado y cantante de ocasión.