Para 2050, el planeta podría despedirse de los corales, que sustentan a más de una cuarta parte de toda la existencia de la vida marina y proporcionan medios de supervivencia a cientos de millones de personas.

Un grupo de líderes mundiales de organizaciones intergubernamentales, privadas y de la sociedad civil se reune en Egipto, durante la Conferencia de Biodiversidad de la ONU para a salvar los arrecifes de coral que, según los científicos, enfrentan su casi completa extinción para mediados de este siglo.

Estos representantes de más de cien países hacen parte del Convenio sobre la Diversidad Biológica, quienes en un proceso de dos años, adoptarán un marco global para proteger la biodiversidad, que incluye los arrecifes de coral en todo el mundo.

“Para quienquiera que ponga la cabeza bajo las olas está claro que el destino de los arrecifes de coral del mundo está en juego en este momento. Estas explosiones submarinas de color y vida enfrentan un futuro extremadamente sombrío”, aseguró Erik Solheim, Jefe de ONU Medio Ambiente.