María Kolésnikova, integrante del presidium del Consejo de Coordinación de la oposición de Bielorrusia, ha solicitado ante el Comité de Investigación de su país abrir un caso penal contra los agentes de las fuerzas de seguridad que la amenazaron con sacarla del territorio bielorruso «viva o por partes«.

«Se profirieron amenazas sobre quitarme la vida que percibí como reales. En particular, se afirmó que si no abandonaba voluntariamente el territorio de la República de Bielorrusia me sacarían igualmente: viva o por partes. También hubo amenazas para privarme de libertad hasta 25 años y causarme problemas en los lugares de detención y de privación de libertad que también percibí como reales», reza la denuncia de esta opositora e INFORMA la agencia rusa Interfax.

Kolésnikova detalló que, tras negarse a salir de Bielorrusia, la arrestaron y encerraron en una celda durante alrededor de una hora y, durante esa «detención ilegal» en el Ministerio del Interior bielorruso, no dejó de repetir que «estaba secuestrada»y de «exigir que informaran» a su padre y su abogado sobre su paradero.