El senador cuestiona el ‘perdón social’. Tras declaraciones de varias personalidades, Robledo analiza lo que se catalogó como una conspiración política contra el candidato presidencial.

Por medio de un documento, el senador Jorge Enrique Robledo, analizó la situación que se generó luego de la visita del hermano de Petro, Juan Fernando Petro, a la cárcel La Picota en Bogotá. El hecho causó revuelo nacional en medio de la campaña electoral para llegar a la Presidencia de Colombia.

El senador e integrante de la Coalición Centro Esperanza tituló ‘La verdad sobre el caso de La Picota’ y allí critica el ‘perdón social’ que el candidato presidencial argumentó tras la visita de su hermano al centro penitenciario.

En su visita, Juan Fernando se habría reunido con condenados por parapolítica y por el carrusel de la contratación. Entre ellos Iván Moreno y políticos condenados por actos de corrupción como gobernadores, alcaldes y senadores.

El senador, entonces, argumenta que la primera reacción de Gustavo Petro al preguntarle sobre la “fue justificarla como positiva. Pero, acosado por la indignación nacional, tras varios días defendiéndola, cambió el relato y se declaró víctima de una gran conspiración política en su contra”.

Luego de una entrevista en W Radio, el lunes 12 de abril pasado, donde se le preguntó a Petro sobre lo que hacía Juan Fernando en La Picota, él respondió que se trataba de un diálogo con Iván Moreno, condenad por el Carrusel de la Contratación y quien, según Petro “No es narco, no es parapolítico, es corrupto o fue corrupto. Él está en un proceso muy interesante desde el punto de vista personal”.

Entonces, Robledo se va contra el candidato presidencial y argumentó que no hay duda que Petro “estaba acordando con los presos de las cárceles y a las escondidas del país un proyecto que él llama de “perdón social”

La situación se presentó en medio de la campaña electoral y tras conocerse los detalles de la reunión de Juan Fernando con los condenados en La Picota, la Unidad Investigativa de Caracol TV reveló que Petro había hablado de reducción de penas, entre el 20 y el 30 por ciento.

“El intento petrista de negar estas verdades terminó, como se verá, por la propia confesión del hermano de Petro”, manifestó Robledo. Y criticó que se trata de un “perdón social” que para los petristas no tenía nada que ver con las elecciones, que no había amnistías ni rebajas de penas en juego y que tampoco iban tras los votos que podían aportarles los familiares y amigos de los encarcelados.

Robledo resaltar que en Colombia hay 97 mil presos más sus familias y los capos políticos tras las rejas, por encarcelados que estén, mantienen relaciones con sus partidos políticos, sus contratistas y sus clientelas.

Más recientemente, en diálogo con La W y ante el periodista Daniel Coronell, el exalcalde de Villavicencio, Franklin Chaparro, recluido en el pabellón de parapolíticos dijo que el hermano de Gustavo Petro no fue a pedir votos ni a hablar de rebaja de penas. “Falso de toda falsedad”, expresó el condenado sobre los señalamientos contra el candidato presidencial.