Por Juan Carlos Murilllo

“El fin de la negociación entre el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Farc, en La Habana, no solo coloca en la agenda pública de Colombia a las regiones como Nariño  sino que se convierte en una oportunidad para que  desde la sociedad en su conjunto, bajo el liderazgo del estado, se generen nuevas y mejores oportunidades de empleo productivo”

Así lo señaló el candidato a la Cámara de Representantes por Nariño Rafa Escrucería (Partido Liberal No 102) en gira por la costa pacifica del departamento, tras recordar que “en los últimos 4 años, el Congreso de Colombia ha jugado un papel determinante, gracias al estudio y aprobación de una agenda legislativa de cara al país y a la comunidad internacional”.

“El país –comenzando por el Gobierno- debe hacer un gran esfuerzo para abandonar los patrones de desarrollo y agotados, pensando que podemos hacer cosas de manera diferente, introduciendo respuestas distintas a los problemas de siempre, reintentando el presente y futuro de las regiones con creatividad, imaginación e investigación. El objetivo, no puede ser otro que lograr una fase superior de integración, que permita construir una nueva realidad desde la costa pacífica nariñense, de la mano de sus hombres y mujeres de Iscuande, pasando por Tumaco y Barbacoas”, dijo

En palabras de Rafa Escrucería –candidato a la Cámara de Representantes por Nariño por el Partido Liberal No 102- “la noticia del cierre de las negociaciones entre el Gobierno y las Farc, fue histórica. De impacto nacional e internacional. Es una oportunidad para mirar al campo a través de políticas públicas que interpreten este nuevo escenario, desde la óptica de la competitividad, trasparencia y eficiencia”

“La agricultura debe ser el motor de desarrollo del país, se de eliminar las falencias en el proceso de comercialización de los productos del campo con el concurso de infraestructura, créditos, apoyo técnico y por sobre todo educación y pedagogía. Es vital generar un apoyo directo a los campesinos, implementando un sistema de precios, que generen valor agregado a la materia prima”, sentenció,

“La paz, es un anhelo de varias generaciones –recalcó Rafa Escrucería- Un escenario que acompañó a mi generación que   nos levantamos entre noticias y hechos de violencias en los cuatro puntos cardinales del departamento de Nariño. Este es un momento clave para Colombia. Es hora de crear una cultura de desarrollo agropecuario sostenible que permita trabajar la naturaleza con responsabilidad social integral, reducir el costo de los insumos y mejorar la calidad de vida del habitante del campo de los 64 municipios de nuestra región”