Nuestro Juan Guillermo Cuadrado ha saboreado el campeonato igual número de veces y es pieza fundamental en esas victorias

Juventus Turín se coronó este domingo como campeón de Italia por novena vez consecutiva y la trigésima sexta en su historia, gracias al triunfo 2-0 conseguido contra el Sampdoria con goles del portugués Cristiano Ronaldo, que también falló un penalti, y Federico Bernardeschi.

Necesitaba un triunfo el Juventus para sentenciar una temporada complicada, en la que le faltó brillantez a nivel de juego y solidez defensiva, y lo consiguió a costa del Sampdoria en el Allianz Stadium de Turín.

Cristiano rompió la igualdad en el séptimo minuto de tiempo añadido de la primera mitad al rematar una buena asistencia del bosnio Miralem Pjanic y propició el segundo gol, firmado en el 67 por Federico Bernardeschi.

CR7, de 35 años, también pudo completar su doblete, pero falló una pena máxima, la segunda de su carrera en la Serie A y la tercera desde que juega en el Juventus, al disparar al larguero en el minuto 87.

Se le complicó la lucha por el título de máximo artillero de la Serie A y la Bota de Oro, pues suma 32 mientras que Ciro Immobile acumula 34, tantos como el polaco Robert Lewandowski, que ya acabó la Bundesliga con el Bayern Múnich.

Sin embargo, Cristiano ya pudo celebrar su tercer trofeo italiano, tras la Serie A y la Supercopa del año pasado.

Para el técnico Maurizio Sarri, en cambio, fue el primer título italiano en su carrera.

A nivel individual, este domingo fue el día de Immobile, quien anotó un triplete en la visita al Hellas Verona, acabada con triunfo 5-1 del Lazio, y alcanzó a Lewandowski en la lucha por la Bota de Oro, con todavía dos partidos por disputar.

Immobile, exjugador del Sevilla, podrá superar a Lewandowski en las citas contra el Brescia, ya descendido, y el Nápoles.

También puede ir a por el récord histórico de goles en la Serie A (36), que pertenece al argentino Gonzalo Higuaín desde 2016.

Los goles de Immobile, unidos a una falta directa del serbio Sergej Milinkovic-Savic y a un tanto del argentino Joaquín Correa, permitieron al Lazio colocarse tercero, empatado con el Atalanta, a un solo punto del Inter de Milán, segundo.

“Falta poco para ser el máximo goleador de Italia y ganar la Bota de Oro. Tengo que dar las gracias a todos mis compañeros, porque está yendo todo de la mejor manera para mí”, dijo un satisfecho Immobile al acabar el partido del estadio Bentegodi de Verona.

Si el Lazio está seguro de regresar a la Liga de Campeones trece años después de la última vez, el Roma, próximo rival europeo del Sevilla, está a un paso de blindar su plaza en la próxima Liga Europa.

El equipo del técnico portugués Paulo Fonseca ganó 2-1 al Fiorentina con dos penaltis marcados por el francés Jordan Veretout, ex del cuadro toscano, y encadenó su sexto partido sin conocer la derrota, con cinco victorias y un empate.

En la zona baja de la clasificación, se complicó casi definitivamente la situación del Lecce, antepenúltimo, que perdió
3-2 en el campo del Bolonia, con gol decisivo en el 94, y se quedó a cuatro puntos del Génova, que marca los puestos de salvación.

El Brescia, que cayó el sábado ante el Parma, y el Spal de Ferrara, que empató este domingo 1-1 con el Torino, ya están matemáticamente en la Serie B.