El Presidente Iván Duque afirmó hoy que su Gobierno seguirá honrando el compromiso de apoyar a exguerrilleros de las Farc en proceso de desmovilización, desarme y reinserción en su tránsito hacia la civilidad.

Así lo dijo el Mandatario al intervenir en el Congreso de la Confederación General de Trabajadores (CGT), que se realizó en el Hotel Tequendama de Bogotá, con la presencia de la Ministra de Trabajo, Alicia Arango, y el presidente de la CGT, Julio Roberto Gómez.

“Quiero ser claro frente al tema puntual de las Farc: yo voy a honrar todos los compromisos de desmovilización, desarme y reinserción de la base guerrillera, para que pueda hacer esa transición a una vida de ingresos, de convivencia, de fraternidad, y a que muchos salgan de esta horrible pesadilla en la que estuvieron porque fueron reclutados por la presión de las armas”, precisó.

“Vamos a honrar los compromisos con las familias que están haciendo acuerdos voluntarios de erradicación, evaluando su desempeño. Igualmente, vamos a garantizar que a los territorios que fueron golpeados por la violencia, llegue la inversión pública”, dijo.

El Jefe de Estado se refirió también al ELN.

“Si el ELN libera a todos los secuestrados y si ELN pone fin a sus actividades criminales, aquí tendrá un Gobierno con quien dialogar. Pero no aceptamos la violencia como presión para el pueblo colombiano”, sostuvo el Presidente de la República.

 Desde Pasto, en donde el presidente Iván Duque se reunía con jueces, magistrados y otros miembros del sector justicia, entregó sus declaraciones con la visión del gobierno al acto de liberación de algunos de los secuestrados del ELN en el Chocó

El mandatario dijo que “Yo celebro que haya personas que estén retornando hoy a sus hogares después de haber padecido la tragedia oprobiosa del secuestro y ratifico hoy, ante los jueces de este país, que si hay genuina voluntad de paz, ahí estará el Gobierno, pero el principio de una genuina voluntad de paz empieza con la liberación de todos los secuestrados, y que los que siguen hoy privados de su libertad, que ese grupo informe con precisión el estado de esas personas, indique cuándo regresarán a sus casas.

Y también quiero ser claro: si queremos construir una paz con ese grupo armado organizado, ellos mismos deben empezar por la más clara de las voluntades, que es la suspensión de todas las actividades criminales, apreciados jueces.

Porque si no empezamos por ahí, lo que terminamos es validando la violencia como un medio de acceso a la negociación con el Estado. Ese ha sido un error histórico que se ha cometido en Colombia, pero no estoy aquí para reprocharlo.

Creo que tengo la legitimidad y al mismo tiempo la humildad para reconsiderarlo, porque si nosotros aceptamos que se hable de paz cuando se producen actos de violencia, lo que estamos diciéndole al país es que la violencia es un mecanismo legítimo para llegar al oído del Estado, y eso si lo que termina es debilitando a las instituciones, la legalidad, la Constitución y la ley.

Por eso el mensaje de parte mía es claro: si hay esa suspensión de actividades criminales, esa terminación y la liberación de los secuestrados, aquí habrá interlocución.

Via Politika.com.co , Reporteros asociados del Mundo ye ifmnoticias,comj  somos MedialCo