Alcocer, esposa del presidente Gustavo Petro, ha creado un séquito que suma más de $1.000 millones en gastos, incluyendo maquillador personal, fotógrafo, amiga y asesora con sueldo de ministro.

La primera dama de Colombia, Verónica Alcocer, ha estado en el centro de la polémica debido a los cuestionamientos sobre el uso desmedido de recursos estatales para financiar un séquito que incluye asesores de imagen, fotógrafo profesional, y amistades personales con sueldos que superan los de algunos ministros. Según revelaciones recientes, estos gastos han sumado más de $1.000 millones durante el gobierno de Gustavo Petro.

¿Quiénes hacen parte del séquito de Verónica Alcocer?

Entre los integrantes de este séquito se encuentra Fady Flórez, un maquillador y vestuarista contratado a través de una cooperativa de trabajo asociado llamada Savi, que recibe honorarios de entre $10 y $30 millones mensuales. Aunque su trabajo inicialmente estaba destinado a las producciones de Rtvc para Presidencia, sus viajes y actividades se han centrado mayormente en acompañar a la primera dama en eventos que no guardan relación directa con el Canal Institucional.

Carolina Plata, mejor amiga de Alcocer, ha recibido un contrato de Presidencia con honorarios mensuales de $20,2 millones, renovado hasta noviembre de 2024. Su función principal es apoyar las actividades protocolarias e implementar logística en las residencias presidenciales. Sin embargo, se ha destacado por su presencia en eventos y viajes junto a Alcocer, planteando interrogantes sobre la necesidad de sus servicios en tales ocasiones.

Otro integrante del séquito es María Antonia Pardo, gerente de asuntos internacionales de Procolombia, con un sueldo de $28 millones mensuales, superando incluso a algunos ministros. Pardo, conocida como la asesora de comunicaciones y mano derecha de Alcocer, maneja la agenda, logística, reuniones y eventos de la primera dama, aunque su papel oficial en Procolombia es distinto.

Mauricio Vélez, fotógrafo profesional, ha sido contratado con honorarios de $20 millones mensuales como «director audiovisual de la Presidencia». A pesar de que su función está centrada en la producción de contenidos para Presidencia, la mayoría de sus viajes coinciden con la presencia de Alcocer en eventos, planteando dudas sobre el destino de sus labores.

Contrariedad con la ideología del gobierno Petro

Este gasto extravagante, que contradice la promesa de austeridad del presidente Gustavo Petro, ha generado críticas y comparaciones con administraciones anteriores.  Según La Silla Vacía, las antecesoras de Alcocer en el cargo no asignaron recursos tan significativos ni repartieron los costos entre varias entidades estatales.

De acuerdo con el medio de comunicación ya mencionado, ni María Juliana Ruiz, ni María Clemencia de Santos, tenían contratado vestuarista y maquillador que las acompañara en sus viajes dentro y fuera de Colombia. Esta información habría sido consultada por periodistas de La Silla Vacía a cuatro fuentes que trabajaron directamente con las anteriores primeras damas, quienes aseguraron que los vestuarios los definían ellas mismas y que si necesitaban un estilista lo contrataban directamente en el país al que llegaran.

VíaAgencia Api