El crimen fue esclarecido gracias a la articulación de capacidades de la Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional.

La Fiscalía General de la Nación esclareció, en menos de 48 horas, el crimen de un padre de familia que intercedió para evitar que a su hijo le robaran el celular, en el barrio Codito de la localidad de Usaquén, en el norte de Bogotá.

Los elementos de prueba y los registros fílmicos pusieron en evidencia a dos hombres y dos mujeres, quienes habrían golpeado con objetos contundentes a la víctima, identificada como Nilson Hernández Gómez, de 47 años.

De esta manera, los señalados agresores fueron capturados en una acción conjunta de la Fiscalía y la Sijin de la Policía Metropolitana de Bogotá.

Un fiscal de la Unidad de Vida de la Seccional Bogotá presentó a los detenidos ante un juez de control de garantías y les imputó el delito de homicidio agravado. Los procesados no aceptaron el cargo y tres de ellos deberán cumplir medida de aseguramiento en centro carcelario.

Los afectados con la decisión son: Jhostyn Julián García Becerra, Miguel Ángel Morales Chirivi y Katherin Vega Reina.

En las verificaciones realizadas se constató que dos de los investigados tienen anotaciones por porte de estupefacientes, violencia contra servidor público y porte ilegal de armas de fuego.

El homicidio y los delitos que afectan la seguridad ciudadana fueron priorizados por el Fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa Delgado, en el Direccionamiento Estratégico 2020 – 2024.