Por Manuel Enríquez Rosero

Senador –Presidente de la Comisión Primera del Senado-

 

La ciudad de Ipiales  representa para los nariñenses y los colombianos historia, fe religiosa, patrimonio y una excelente gastronomía. También es una región cuyo capital humano –hombres y mujeres- poseen una vocación trabajadora, que ama la naturaleza y una región fronteriza, que tiene en la hermandad con el Ecuador una infinita oportunidad de integración desde el terreno cultural, económico, deportivo social.

Bajo este antecedente, el anunció de las directivas de Satena –la aerolínea estatal que acerca a las regiones en el país- la llamada “novia” del transporte aéreo, anunció este 13 de abril el inicio de dos vuelos semanales en la ruta Bogotá- Ipiales (aeropuerto San Luis) dos días domingos y martes, a partir del próximo 31 de mayo.

Esta es una buena noticia por donde se le mire. La razón. Nariño y en particular Ipiales y la ex provincia de Obando, es una región que a través de una mejor conexión área se elevará con su potencial turístico al lugar que por años ha reclamado. De esta manera, se convertirá en dinamizador de primer orden para el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, comprometido con un proceso de paz, que tras su firma final, abre la puerta al posconflicto.

Un escenario, en el cual hemos impulsado una agenda legislativa desde la Comisión Primera del Senado con el acompañamiento de los partidos de la Mesa de Unidad Nacional, que marcará el futuro del país, que tiene que ir más allá de la teoría y pasar a la acción. La apertura de vuelos comerciales de Satena en Bogotá e Ipiales en poco menos  de siete semanas, permitirá acercarse a la belleza natural que ofrece el Santuario de las Lajas, lugar de peregrinación mundial, que hoy acompañado por un teleférico, no solo es el camino al fortalecimiento de la fe, sino al acercamiento de  Ipiales con Colombia, que hoy se encuentra en la mira de la comunidad internacional.

La construcción de la paz, es un reto para el Gobierno. La aerolínea Satena “es la novia de todos”. Es la empresa patrimonio de los colombianos, que sin duda comienza a jugar un papel fundamental para una dinamizar  la economía del departamento de Nariño, que no solo está representada en la agricultura, también en servicios y una vocación turística que será visibilizada por el paso del tiempo. A propósito de este comentario usted que piensa Twitter@mersenado