El Presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura, Luis Andrade, indicó que a través del Sena, las personas que se reintegren a la vida civil podrán tener capacitación profesional en más de 30 oficios en el área de la construcción.

La construcción del más ambicioso plan de infraestructura en la historia del país, la Cuarta Generación de nuevas autopistas, se constituye en una gran oportunidad para vincular laboralmente a los desmovilizados de la guerrilla, quienes a través del Sena podrán acceder a capacitación profesional en más de 30 oficios en el área de la construcción.

El Presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Andrade dijo que las personas desmovilizadas podrán incorporarse a una fuerza laboral calculada en más de 200.000 personas.

“La buena noticia para el país es que nosotros, desde el inicio, preveíamos que se iba a firmar un acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc y por eso, en los contratos, cuando hicimos las licitaciones, hicimos el requerimiento de trabajar con personas reintegradas”, explicó el presidente de la ANI, entidad adscrita al Ministerio de Transporte.

Antes de que obtengan su primera vinculación laboral, los desmovilizados de las Farc, recibirán una capacitación profesional a través del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), en más de 30 oficios, que ya han sido identificados.

Capacitación en cualquier área

“Los desmovilizados pueden capacitarse en cualquier área. Eso depende del interés y de las capacidades de cada persona. El Sena ya identificó 32 oficios, que son los más comunes en estos trabajos de construcción”, resaltó Andrade.

El presidente de la ANI también explicó que hay potencial, no sólo en la construcción de Autopistas de Cuarta Generación (4G) sino en vías terciarias y secundarias. “Allí se tendrán muchas oportunidades de empleo”, dijo.

Aunque está claro que este avance será una responsabilidad compartida entre el Gobierno, los ciudadanos y los ex combatientes, los empresarios han mostrado su interés de incluir dentro de sus programas de responsabilidad social esta iniciativa.

“Lo mejor que le puede pasar a un constructor o a un concesionario es trabajar en paz”, puntualizó el presidente de la ANI.