En las últimas horas renunció el Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla y se presentan marchas en varios lugares del país. Hay amenaza de paro del sector transportador y las comunidades indígenas,

La Reforma Tributaria se convirtió en el punto central del inconformismo de los ciudadanos –de todos los sectores sociales- que desnudó en el cierre del mes de abril 2021, la crisis económica y social, que ha visto fallecer a 72 por la pandemia que alcanzó un tercer pico devastador y tiene colapsado el sistema de salud.

La presentación de la iniciativa al Congreso por parte del Gobierno del presidente Iván Duque al Congreso de la República, significó que el país y la comunidad internacional observará en vivo –a través de redes sociales marchas y protestas de los ciudadanos en las calles, con un alto componente de violencia en Bogotá, Cali, Medellín y Pasto, dejando a su paso muertos y heridos y 80 mil millones de pesos en pérdidas materiales.

POLITIKA le preguntó a diversos actores de la sociedad colombiana, que viene ahora para el país, tras la petición del Jefe de Estado, de retirar el proyecto de Reforma Tributaria. Por ejemplo, desde la capital del departamento de Antioquia se escuchó la propuesta de vender algunas empresas públicas, al tiempo que los ex presidentes Andrés Pastrana, Ernesto Samper y Juan Manuel Santos fueron de la tesis, que lo mejor para el Gobierno, es la renuncia del Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla y recomendaron la creación de un Plan de Emergencia Social. “Es necesario crear un diálogo social para edificar un nuevo texto de la Reforma”

Para sectores políticos como el Polo Democrático., Decentes y el Partido Liberal, el ajuste económico que reclama el país –con justa razón- debe partir de un hecho contable. “Quienes ganen más deben ganar más”. Una salida a la crisis, que se debe llevar a cabo, sin egoísmos y sin mezquindades.

“Esto apenas comienza. Hay que esclarecer las muertes, durante el largo paro en Colombia de ciudadanos y de miembros de la fuerza pública”, señaló el ex candidato presidencial Sergio Fajardo en diálogo con POLITIKA

Lo cierto, es que lo que sucede hoy, en el país del “realismo mágico”. Casa del Nobel Gabriel García Márquez hace parte de una panorama político, económico y social que afecta a sus vecinos de Ecuador y Perú. “Hay una fractura de la democracia” dice George Castro –líder de la comunidad colombiana en el Estado de New Jersey, en los Estados Unidos.

También es real, que existe el riesgo –que esta nación con más de una decena de Tratados de Libre Comercio en ejecución- pueda perder su calificación de riesgo en materia de finanzas públicas. Para los gremios, la posibilidad de construir un nuevo texto de la reforma Tributaria, es una excelente oportunidad para mirar en detalle, la reducción del tamaño del Estado.

En palabras de Fedesarrollo, es hora que “Colombia se apriete el cinturón. La Reforma Tributaria debe tener más piso y menos teoría”, sentenció.

Lo que se percibe por el sector privado, es que el Gobierno del presidente Iván Duque, escuchó el malestar de los ciudadanos en las calles, que permitirá construir un proyecto tributario más real y más ajustado a lo que el país necesita, en medio de la pandemia del Covid-19, que tiene en ascenso el número de personas contagiadas.

Mientras este momento llega, en ciudades como Bogotá, Cali o Pasto, la huella de las violentas manifestaciones, se traduce en ventanas rotas, fachas pintadas con todo tipo de mensajes de la que no escaparon entidades bancarias, negocios de comidas, sedes de Alcaldías Gobernaciones y lugares emblemáticos.

“Ese, no es el tipo de solución que requiere Colombia”, comentó Luis Peña –pensionado- Lo que queda en el ambiente, es que hay una organización criminal, detrás de las manifestaciones, con gran protagonismo de migrantes venezolanos y personas de nacionalidad colombiana, con antecedentes judiciales.

“La violencia tiene fatigados a los habitantes del país –desde la costa hasta las fronteras”, manifestó Nancy Vergara –presidente del Movimiento Firme con las Mujeres, que defiende la vida y derechos de este grupo poblacional.

En Cali, sus residentes vivieron días y noches difíciles. Las estadísticas son contundentes. Más de 200 personas heridas entre ciudadanos y uniformados, a las que se suma 14 personas fallecidas. “Un vandalismo sin precedentes”, dijo Sofía Muñoz.

Lo que sí existe coincidencia entre los ciudadanos, (de todos los actores políticos) es que la tarea que está por delante, es recomponer el camino de la tercera ciudad más importante de Colombia y sede la Alianza del Pacífico (Bloque económico de protección continental).

En la ciudad de Medellín, no fue ajena a este escenario de caos y violencia, cuando la pandemia del Covid-19, tiene en jaque al sistema de salud. En materia de cifras, 457 policías resultaron heridos –en el país- y perdió la vida el capitán Jesús Solano.

La situación es tan preocupante, que la institución solicitó la intervención de la Procuraduría General de la Nación, para frenar el ataque sistemático a la policía y sus integrantes. “Las manifestaciones callejeras, debe abrir un espacio de diálogo entre los ciudadanos y el Congreso. Es el momento de fortalecer la democracia y la institucionalidad”, dijo Gladys Buitrago de Amaya –Presidente del Movimiento Unidos Somos Colombia-

Mientras su propuesta se escuchaba desde Bogotá, manifestantes atacaron la sede de la Registraduría Nacional del Estado Civil, al tiempo que en el municipio de Acacías en el departamento del Meta incendiaron la sede de la Alcaldía. Al cierre de  esta edición, la vía al llano que conduce a Bogotá, fue cerrada.

También en Pereira se presentaron disturbios. De todo este panorama tan complejo de orden público, lo que queda es miles de fotos en redes sociales e imágenes de una violencia, que cada día es más fuerte (desde hace dos años). Hay mucha tristeza entre la población, que dice que “Colombia, cada día se parece más a Venezuela por la pobreza, el hambre, el desempleo y el caos en las calles”.

En ese contexto, Nancy Vergara indicó que “llegó la hora del consenso, a partir de un dialogo nacional desde las regiones, donde las mujeres reclamamos ser escuchadas”, dijo Nancy Vergara.

Adicionalmente, el ex candidato presidencial Oscar Iván Zuluaga –Centro Democrático- elevó una carta al primer mandatario Iván Duque, de varios puntos sobre los retos y oportunidades que tiene el país en el año 2021.

Las nuevas generaciones (hombres y mujeres) son contundentes en su petición al Gobierno. “Colombia necesita hoy, serenidad, ponderación y edificar un espacio a los jóvenes, que reclaman oportunidades de trabajo. Los jóvenes queremos un país mejor. Le apostamos al medio ambiente y la cultura, acompañado de una política pública de ciencia y tecnología. No queremos un futuro, queremos un presente”, indicaron desde ciudades como Popayán Ibagué, Villavicencio y Leticia.

Desde los pulpitos, la Iglesia Católica llamó la atención del presidente Duque y su Gabinete, a colocar en marcha una estrategia integral de estado para derrotar la pobreza. Se requiere una Reforma Tributaria, pero diferente. De esta crisis salimos, si viajamos en la misma barca”.

Esta posición, hace visible –que en medio de un año preelectoral- la dinámica política está en dos extremos (derecha e izquierda). Una situación que se torna peligrosa en los días y semanas por venir, donde la pandemia del coronavirus, causara estragos en el número de personas perdidas. Con hogares, bajo una alimentación por día”, recalcó George Castro desde la ciudad de New Jersey-

Es evidente, que en el país no tienen ahorros. “21.7 millones de colombianos están en la pobreza. 7.2 millones en pobreza extrema. Miles de ciudadanos, están a las puertas de ser desalojados de sus casas por el no pago del arriendo y las deudas con el sistema bancario”.

Para el ex Director de Ecopetrol Juan Carlos Echeverry, “la pobreza es el gran detonante. Millones de personas no se pueden mover hoy. Se están alimentando mal. Además, la pandemia es traicionera.

En conclusión, Colombia atraviesa uno de los momentos más complejos desde la óptica económica, social y política. Todos los ciudadanos tienen su visión de y sus propuestas de alrededor de lo que está pasando. En medio de una alta inequidad, el país está obligado a repensar su norte con un control del gasto público. “Solo así, el presidente Iván Duque podrá encontrar la gobernabilidad y el liderazgo, que está desdibujado. Todo por cuenta del paro del 28 de abril, que tiene el “rostro” de volverse permanente.